De clínica privada a un «aguantadero»: el pedido del FPV

Desde el espacio pidieron sellar la fachada con material «que no pueda ser violado».

El ingreso al edificio fue vulnerado tiempo atrás. Piden sellarlo con otro tipo de materiales.

Desde su cierre definitivo, el frente de la ex Clínica Balcarce luce en su peor estado. Alertado por las quejas de los vecinos de la zona y, teniendo en cuenta que «con el paso del tiempo se ha vuelto muy fácil acceder a su interior» , el Concejo Deliberante aprobó un proyecto elaborado por el bloque de concejales del Frente para la Victoria, con la intención de que quede sellado el ingreso al edificio.

Más allá de que el deterioro de la fachada perjudica la estética de una de las cuadras más transitadas de la ciudad, los autores del proyecto creen que se convirtió «en un lugar de reuniones de adolescentes y de vagabundos y. posiblemente, de prácticas ilegales».

En este mismo sentido y pese a que se trate de una propiedad privada, destacaron que «es necesario que el Estado Municipal intervenga en el control de su acceso y en la prevención de eventuales delitos que puedan cometerse en su interior».

«Podría ser útil que se sellen sus ingresos con materiales que no puedan ser violados fácilmente», esgrimieron. Y fueron más allá: «Es importante que se consideren alternativas para darle un destino permanente. Su céntrica ubicación, su gran magnitud y su cercanía al
Palacio Municipal permiten suponer que podría tener gran utilidad para el desempeño de varias actividades».

 

1 thought on “De clínica privada a un «aguantadero»: el pedido del FPV

  1. Desde su cierre pensamos que se unieran profesionales de la salud y crearan la clinica del niño y luego de varios años nadie se interesó de esta buena idea…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.