La canasta básica subió 2,7% en junio y una familia necesitó $31.150 para no ser pobre

Aumentó 58,9% en el último año, por encima de la inflación anual. Según el Indec, hay que ganar más de $12.409 para no caer en la indigencia.

La Canasta Básica Total (CBT) aumentó en junio 2,7%, por lo que una familia necesitó $31.150 para no caer bajo la línea de pobreza. Según los datos que publicó este miércoles el Indec, el conjunto de bienes incluidos en la CBT, entre ellos alimentos, vestimenta, transporte y salud, tuvo un incremento de 58,9% en el último año.

En lo que va del año, la canasta básica aumentó un 22,2%, en línea con la suba de precios general. La diferencia entre la evolución en el valor de la CBT y la progresión de los ingresos de las familias determina el porcentaje de población considerada pobre. En la última medición oficial esa cifra llegó a 32% en todo el país.

El informe del Indec dio cuenta además de que la canasta alimentaria, es decir la que determina la línea de indigencia, también tuvo un aumento de 2,7%, en línea con el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de junio. Una familia de cuatro integrantes necesitó, entonces, $12.409 para no ser considerada indigente.

En el último año la canasta alimentaria se encareció un 58,3%, también por encima de la suba de precios general de los últimos doce meses.

Un informe de este lunes reflejó que una familia tipo porteña necesitó $30.914 para no caer en la pobreza durante junio, según informó el Gobierno de la Ciudad. Para no ser indigente, se necesitaron $15.043, de acuerdo con el informe oficial.

La canasta total, que subió 2,54%, pasó a costar $30.914, es decir, $768 más que en mayo, para el mismo grupo familiar, integrado por una mujer y un varón de 35 años, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años. Por su parte, el costo de la canasta básica alimentaria subió 2,2% en junio respecto de mayo, unos $330, indicó la Dirección General de Estadística y Censos porteña.