Idas y vueltas de Gisela Berger y Daniel Scioli: pedido de aborto, reconciliación y amenazas

Desde que confirmaron su noviazgo, la modelo cordobesa y el dirigente peronista protagonizaron diferentes escándalos. Rumores de infidelidad, el intento de limpiar la imagen política y la disputa por su hija en común.

Daniel Scioli confirmó su noviazgo con la modelo cordobesa después de separarse de Karina Rabolini.

La relación del diputado nacional Daniel Scioli con Gisela Berger volvió a quedar en el ojo de la tormenta. La modelo apuntó contra el ex candidato presidencial, con quien tiene una hija en común, por sus viajes a Europa para tratarse su problema en el brazo. «¿Dónde está la plata del país?», cuestionó en su cuenta de Twitter.

Berger confirmó que la habían amenazado y, sin dar muchos detalles, explicó que se había negado ante una solicitud relacionada con la campaña electoral. Sin embargo, no es la primera vez que la pareja protagoniza un escándalo: su vínculo estuvo teñido por la agenda política del país, rumores de infidelidad y hasta un pedido de aborto.

«Gisela es distinta», le repetía Scioli a su círculo íntimo cuando salió a la luz su noviazgo. El ex gobernador bonaerense era un hombre recién separado y luchaba por recomponer su imagen política tras perder en las elecciones presidenciales con Mauricio Macri.

En esa nueva vida de soltero, después de tres décadas junto a la empresaria Karina Rabolini, conoció a la modelo y ex bailarina de Showmatch. El «flechazo» se dio por «casualidad», según él mismo contó. A sus conocidos, le dijo que le fascinaba su sencillez.

Ante las cámaras, la pareja lucía feliz. Pero el escándalo no tardó en llegar. En mayo de 2017, mientras el peronismo debatía puertas adentro sobre sus posibles candidatos para las elecciones legislativas, Berger difundió unos chats en donde Scioli mantenía una conversación subida de tono con la modelo Sofía Clérici.

Rápido de reflejos, el ex gobernador -acorralado por las pruebas- no desmintió los mensajes, pero los minimizó. La supuesta tercera en discordia era simplemente una amiga, aclaró. Para contrarrestar el golpe mediático, que impactó negativamente en su imagen política, aprovechó el momento para confirmar que sería padre a los 60 años. Berger estaba embarazada.