Grabaron a cientos de parejas mientras tenían sexo en hoteles de Corea del Sur y lo difundieron en vivo por la web

Cuatro personas fueron detenidas. Se estima que la red criminal ganó 6 millones de dólares.

Unas 1.600 personas fueron víctimas de una red que grababa en secreto a parejas teniendo sexoen albergues transitorios de Corea del Sur y difundían las imágenes por Internet. Se trata del último escándalo en torno al uso de cámaras ocultas en el país asiático, que se enfrenta al fenómeno «molka», como llaman el uso de cámaras espías para filmar secretamente a mujeres en lugares como baños públicos, transportes u oficinas.

La policía surcoreana detuvo a principios de marzo a cuatro hombres, dos de los cuales están en prisión preventiva, acusados de instalar cámaras en 42 habitaciones de unos 30 hoteles, grabar a unas 800 parejas manteniendo sexo y distribuir el contenido en una web que sumaba más de 4.000 abonados, indicó el diario Chosun.

Las diminutas cámaras, muy difíciles de detectar a simple vista, estaban escondidas en televisores, enchufes o soportes para secadores de pelo y «la mayoría enfocadas hacia la cama» salvo en unos pocos casos en los que los dispositivos fueron movidos aparentemente al limpiar las habitaciones, contó un investigador a la web Newsis.

Según los investigadores, los delincuentes ganaron unos 6 millones de dólares con la web, donde los abonados podían ver en vivo a las parejas mediante «streaming». Además, realizaban clips cortos con los «mejores momentos».

Alguien se topó con la web e informó a la unidad de ciberdelincuencia de la policía surcoreana, que cerró el sitio.

Según la policía, los videos no fueron filtrados por fuera del sitio. Los agentes recomendaron además a los usuarios de albergues transitorios apagar todas las luces, encender la linterna del celular explorar la habitación en busca de pequeños destellos (el reflejo del objetivo).