FÚTBOL | Atlético Tucumán, contento por las comodidades de Balcarce

El Decano, que se prepara para el debut ante Racing, disfruta de las instalaciones que ofrece la ciudad. Cuerpo técnico y jugadores, satisfechos hasta aquí con la pretemporada.

atletico-tucuman
Atlético Tucumán, más que satisfecho con las instalaciones en Balcarce.

Balcarce era hasta hace pocos días para los hinchas de Atlético el lugar donde nació Juan Manuel Fangio y punto. Pero resulta que ahora es más que un libro de registros en el que sus hijos pródigos marcaron historia en sus diferentes disciplinas. Balcarce fue el lugar elegido para la pretemporada por Atlético porque Juan Azconzábal ya sabía con lo que podía encontrarse: comodidad, precio, buena comida y excelentes zonas de trabajo.

El Hotel 646, el búnker del “Decano” es una base de operaciones con todas las comodidades que un equipo de primera necesita. Además de confort, el hotel está cerca de todo. Del Estadio Municipal y de las canchas de Racing Club y Los Patos, por ejemplo. Los traslados del plantel en cada jornada son mínimos y no superan los cinco minutos de viaje. Y si el clima o la fiaca no lo permiten, dentro del 646 hay salones disponibles.

[pullquote align=»left» cite=»» link=»» color=»» class=»» size=»»]Atlético Tucumán lleva 10 días de pretemporada[/pullquote]

¿Cómo es la rutina de Atlético en Balcarce? Si bien puede variar en actividad, lo que no se negocia son los horarios. Hay una agenda que arranca a las 8 con el desayuno y debe respetarse a rajatabla. A las 8.45 el bus retira a los comensales, que regresan cerca del mediodía. Luego se almuerza y se da paso a la siesta, sagrada para la mayoría. A eso de las 16, llega el turno de la merienda y después el grupo vuelve a salir. El menú: leche y yogures descremados, jugos, frutas, almendras, nueces y pan lactal, tanto blanco como negro. El cuerpo técnico se encargó de armar la variedad de la carta.

Después de cada turno de entrenamiento, el servicio de lavandería del hotel le deja a los utileros la muda limpia. “Quiero destacar la organización que tiene ‘Tato’ Zarategui, en cuanto a ayudarnos y darnos todas las comodidades”, le agradece Azconzábal al administrador del hotel. No es para menos. Según cuentan, la delegación no pudo trasladar un arco con medidas específicas, y fue el propio dueño del Hotel quien se encargó de hacerlo.

Otra de las bondades que motivó a la elección de Balcarce radica en su cercanía con diversas ciudades de la Costa Atlántica, donde la mayoría de los clubes de primera realiza su pretemporada. Atlético ya jugó con Los Andes (de la B), este jueves lo hará con Unión de Santa Fe, en Mar del Plata, y la semana que viene será turno de Colón, hoy ya vecino con el que comparte el hotel. En Salta esta movida hubiese sido imposible.

Balcarce no desentona ni en sus escenarios. Tanto el estadio Municipal como el predio de Los Patos o la cancha de Racing son una autopista, una mesa billar. Azconzábal, claro, está feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.