“Fue una desgracia con suerte, mi familia pudo morir quemada”

La abuela de los menores afectados por el incendio en la estancia “Las Piedras” contó detalles del episodio. “Ahora deben empezar de cero”.

Carmen López, abuela de los menores afectados por el incendio.

Un incendio en una casa ubicada en un establecimiento agropecuario afectó por completo a la propiedad emplazada a la altura del kilómetro 76 de la ruta nacional 226.

En este marco, Roberto Mercado, puestero del campo, su esposa y cinco hijos fueron trasladados al Hospital Municipal por la inhalación de monóxido de carbono.

Las llamas generaron la pérdida de todas las pertenencias de la familia, motivo por el cual rápidamente se puso en marcha una campaña solidaria con la intención de juntar prendas de vestir, ropa de cama y diversos elementos.

Ante este panorama, Carmen López, abuela de los menores, mantuvo un contacto con la mañana de Radio Sube (101.5) y contó detalles del episodio: “Todo empezó por un cortocircuito, aparentemente en la habitación de los chicos. Afortunadamente el padre pudo poner a salvo a toda la familia, pero la realidad es que se les quemó toda la estructura de la casa y la totalidad de los elementos que había dentro”, explicó.

López detyalló además que la familia se había mudado a ese hogar el último domingo por motivos laborales y “porque no podían afrontar los costos” de la vivienda donde residían con anterioridad: “Dentro de todo es una desgracia con suerte porque si hubiera estado mi hija sola, probablemente morían todos quemados”, agregó.

Avanza a buen ritmo la obra de ampliación de la red de cloacas

Deportistas locales recibieron aportes de parte del Municipio