El lateral izquierdo fue titular para Alvarado, que logró un histórico ascenso a la B Nacional. «Todavía no caigo», expresó.

Alvarado de Mar del Plata logró este domingo un histórico ascenso a la B Nacional.

Cuando el Toro ganaba 1 a 0 en el Minella, San Jorge de Tucumán salió a jugar el segundo tiempo con dos jugadores menos y enojados con el juez Andrés Franklin los jugadores decidieron sentarse en el campo de juego y no seguir.

Desde ahí, todo Alvarado comenzó a festejar el ascenso, entre ellos el balcarceño Fernando Ponce, titular indiscutido en el once titular de Mauricio Giganti.

Ponce se fue “por la puerta de atrás” – según sus propias palabras- y volvió al club para lograr el ascenso. «Me dolió irme, pero fui respetuoso, no hablé. Siempre prioricé el club. Me tocó volver, soñaba con esto, lo quería, trabajaba para esto. Todavía no caigo, lo estoy disfrutando mucho y lo disfrutaré toda la vida«, expresó.

“Siento felicidad. Esto me desbordó totalmente. Volví con este objetivo, fue pasando el tiempo, estábamos cada vez más cerca», agregó en diálogo con Qué Digital.

“De los chicos (San Jorge) no voy a hablar por respeto, es una situación delicada. Me corresponde felicitarlos por el torneo que hicieron y la instancia a la que llegaron. Ellos puertas adentro sabrán por qué tomaron esa decisión. Es respetable”, señaló.

Ponce puso en duda su participación en la B Nacional: “No depende de mí jugar. Dios quiera que si, sería algo muy lindo para mí. Tenemos que ver qué pasa en estos días”.

Me encantaría porque me siento en mi casa. Sería un orgullo poder defender esta camiseta en la máxima categoría del ascenso. Tendremos tiempo para charlar”, finalizó con una sonrisa que será difícil de borrar.