Facundo Lemmo: “Yo me preparé para ocupar este rol de manager”

El ídolo de Brown se transformó en el primer director deportivo del club  y no ocultó su felicidad por la oportunidad. “Puedo aportar mucho”, dijo.

Brown de Adrogué incorporó la función de manager y el elegido para cumplir ese rol es un emblema del club: el balcarceño Facundo Lemmo. El exdefensor ya fue presentado al plantel y vive con las “mejores expectativas” este nuevo camino que comenzará a recorrer, a un año de su retiro de la actividad profesional.

El exfutbolista está “muy ilusionado” con lo que le aportará al club desde este rol, en el que será el nexo entre la dirigencia, el cuerpo técnico y los futbolistas, y remarcó que su función será “ayudar” en todo lo que sea necesario, ya que “hay muchas cosas para hacer” en el Tricolor, afirmó al Diario La Unión.

Siempre tuve en claro que, después del retiro, quería seguir vinculado al fútbol desde este lugar. Y estoy muy feliz con la oportunidad que me abrió Brown”, remarcó Lemmo, figura y emblema del elenco de Adrogué, en el que jugó ocho temporadas y consiguió dos ascenso a la B Nacional.

Estos logros lo posicionaron como uno de los máximos ídolos de la institución, con un rol clave en la etapa dorada del club, y por eso, en diálogo con Diario La Unión, enterró cualquier mal entendido. “Yo me preparé para estar en este lugar, no vengo a sentarme y tomar mate. No quiero ningún título, ni nada”, remarcó, tajante. “Estoy convencido que los exfutbolistas podemos aportar mucho de este lugar e intentaré dar lo mejor para el club. Tengo muy en claro que mi etapa como futbolista terminó y mi función hoy es otra”, agregó, con una idea clara.

Lemmo dejó la actividad profesional el año pasado, tras no ser tenido en cuenta por Pablo Vico para la que fue la reciente temporada, y este tiempo afuera de las canchas lo aprovechó para terminar de formarse en lo hoy es su “máximo” objetivo: ser manager.

Y eso lo ayudó a vivir con tranquilidad el retiro. “La verdad es que no extrañé los fin de semana, la adrenalina de los partidos, y eso me dio una pauta importante, ya que mi cabeza hace tiempo estaba puesta en lo manager, justamente el año pasado terminé el curso”, señaló.

“Siempre creí que era necesario tener un manager, ya de mi época de jugador, y creo que les podemos dar una mano muy importante a los dirigentes. Si bien lo más importante siempre es el futbolista, podemos aportar mucho en lo que rodea al futbolista. Si todo eso está bien, el futbolista rinde mejor y a eso apuntamos”, continuó el exfutbolista.

La cabeza de Lemmo ya hizo el clic, guardó el traje de futbolista, enfocado en darle lo mejor a Brown para que siga creciendo. Y tiene la receta. “El trabajo, las ganas, son claves. Y yo las tengo. Quiero serle útil a la institución”.