Este martes se cumplen 30 años de la partida de Juan Manuel Bordeu

Nació en Mar del Plata, pero se crió y representó a Balcarce durante su trayectoria en el automovilismo.

A pesar de una experiencia frustrada en la Fórmula 1, bajo el padrinazgo del quíntuple campeón mundial Juan Manuel Fangio, Juan Manuel Bordeu se ganó un lugar en la historia del automovilismo a fuerza de talento y coraje por los polvorientos caminos que transitaba el Turismo Carretera en la década del ’60.

El 24 de noviembre de 1990, fecha de la que se cumplirán 30 años mañana, una fulminante leucemia se llevó la vida de quien llegó a decir que nunca fue «dueño» del campeonato de TC ganado en 1966.

La humildad era uno de sus atributos principales, por ello, se autopercibía como «un simple corredor de autos» y no como «deportista».

Juan Manuel Bordeu nació el 24 de enero en Mar del Plata, pero se crió en la estancia familiar «La Peregrina» de Balcarce, ciudad que lo adoptó y cobijó para que «Maneco» diera sus primeros pasos en los quehaceres rurales.

De muy chico soñó con los autos de carrera. Su primer contacto con un TC fue el 19 de diciembre de 1954 cuando clasificó octavo con una coupé Ford de Reynal O’Connor en Mar del Plata.

El verano de 1959 no fue uno más en la vida de «Maneco» Bordeu porque iba con su auto para Mar del Plata y paró en Chascomús para «estirar las piernas y echar un bocado», en el restaurante «Tome y Traiga», donde encontró a su amigo Eduardo Larroca sentado a una mesa con Fangio.

Larroca le dijo a Fangio que su amigo Bordeu quería correr en Europa pero no tenía contactos para llegar. El quíntuple campeón lo citó en una oficina de Buenos Aires y lo embarcó al Viejo Continente.

«¿Vos fumás?», le preguntó antes de subir al avión y , tras recibir como respuesta un «más o menos», le dejó claro que «para correr en Europa no hay que fumar».

Ya en el Reino Unido, Bordeu tuvo un tremendo accidente probando un Lotus de Fórmula 1 en el circuito inglés de Godwood y allí quedó trunco su sueño en el máximo circo.

Regresó a Balcarce y se abocó al proyecto de correr en Turismo Carretera y fue Ruben «Toto» Fangio, hermano de Juan Manuel, quien le armó artesanalmente la coupé que perteneció al «Sapito» de Venado Tuerto, Marcos Ciani.

El 3 de marzo de 1963 en Olavarría, día que perdió la vida el mítico Juan Gálvez, Bordeu estrenó la famosa «Coloradita» y fue tercero, pero a fines del 64, tuvo la «osadía» de ganar el Gran Premio Argentino de TC cuando ya se perfilaba como gran rival de los «Gringos» de Olavarría, Dante y Torcuato Emiliozzi, que fueron cuádruples campeones de la categoría.

Su consagración llegó en 1966. El balcarceño ganó 9 de las 36 carreras de TC de ese año y fue legítimo campeón después de 25 años de sequía de la marca Chevrolet.

Bordeu tuvo dos accidentes que le pudieron costar la vida: el primero fue en la Dos Océanos de 1955, en el cruce de Los Andes, cuando sufrió quemaduras con agua hirviendo que lo alejaron de las carreras un buen tiempo, y el segundo episodio fue el 21 de julio de 1969, el día que el hombre llegó a la luna, en Los Cóndores, Córdoba.

La Dodge Polara reventó un neumático delantero, volcó y despidió a Bordeu a 200 metros del auto. El piloto sufrió fractura de clavícula, costillas (7), un brazo, una pierna y un pie.

Bordeu ganó en total 21 carreras en el Turismo Carretera, en el que además consiguió dos subcampeonateos: uno con Chevrolet, en 1964 y otro con Dodge en 1971.

El balcarceño se casó en segundas nupcias con la actriz Graciela Borges, y de esa unión nació el actor Juan Cruz Bordeu. Fue dirigente del ACA, presidente de la Fundación Juan Manuel Fangio, y subsecretario de Deportes y Recreación la provincia de Buenos Aires.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Coronavirus: cierran la oficina de Anses tras confirmarse una serie de contagios dentro del personal

Reportan una nueva muerte y detectan 49 nuevos casos positivos de coronavirus