¿Es tiempo de legalizar el juego en Argentina a nivel federal para estimular la economía?

Las apuestas y juegos de azar en línea son una de las industrias que más crecimiento ha mostrado en Latinoamérica en los últimos años y en Argentina no ha sido la excepción. Y es que, ¿cómo no?. El modelo de los casinos en línea ha evolucionado hasta lograr la fórmula perfecta: entretenimiento para sus usuarios, ganancias para sus operadores y un potencial económico enorme para los entes regulatorios de cada país.

Sin embargo, es necesario resaltar que las regulaciones y el aspecto legal del juego en línea no va a la par del crecimiento de la industria, especialmente en Argentina. En este país no existe una normativa clara para esta industria a nivel nacional. Tal escenario se traduce en más problemas e inconvenientes para los usuarios, poniéndolos en riesgo ante sitios que ofrecen juegos de azar de forma clandestina debido a las restricciones.

Cada país tiene normas y regulaciones específicas en lo que a juegos de azar en línea se refiere. Pero, en Argentina, estas funcionan de una forma diferente.

De acuerdo con el artículo 2069 del Código Civil y Comercial  argentino, todas las loterías y rifas serán regidas por las entidades regionales de cada provincia. Pero, más allá de las licitaciones concedidas a empresas particulares para la gestión de juegos, casinos y similares, los casinos han encontrado la forma de utilizar los vacíos legales a su favor.

Quizás el ejemplo más evidente de esto lo encontramos en la provincia de Buenos Aires, donde hasta hace pocos años tenía una prohibición estricta en cuanto al funcionamiento de casinos en la zona. Por lo que solo podíamos encontrar un casino en toda la ciudad (sin incluir zona metropolitana). Este no estaba en tierra firme, sino que funcionaba en dos embarcaciones como un casino flotante; y estuvo así por más de dos décadas.

Este es solo uno de los tantos casos que evidencian la necesidad de una legislación federal que permita al estado generar un beneficio para la economía Argentina de forma legal y segura para los jugadores.

Al hablar de juegos en línea el panorama es aún más ambiguo. En 2018, Buenos Aires fue la única provincia en reconocer y aprobar el juego en línea para su posterior regulación en 2019. En la propuesta se consideraban las máquinas electrónicas, juegos de azar, casino, loterías y apuestas sobre juegos virtuales. Con ello se abre la posibilidad de otorgar licencias a particulares que cumplan con los requerimientos establecidos. Todo este esfuerzo se hace con la intención de generar ingresos y hacer que la industria de juegos en línea deje de funcionar dentro de un vacio legal.

Sin embargo, hay un detalle clave: las iniciativas continúan siendo regionales. Si bien, esto ha abierto las puertas a nuevos operadores, para aprovechar realmente el potencial económico que aprobar y regular los juegos en línea, es necesario que la situación del juego online Buenos Aires se convierta en un modelo para la implementación de leyes y regulaciones a nivel nacional. De ese modo, se dejarían los prejuicios a un lado, centrándose en el beneficio que la legalización del juego en línea puede traer al país en términos de recaudación de impuestos e ingresos adicionales. Precisamente, este punto puede ser la principal motivación para iniciar esta conversación.

Por poner un ejemplo, el gobierno porteño tiene una expectativa de recaudar $500 mil millones por año, siguiendo los pasos de algunos países en Europa que aplicaron medidas similares.

Aún falta mucho camino por recorrer, evidentemente. Pero, este paso del gobierno de la provincia de Buenos Aires ha abierto las puertas a un sinfín de alternativas. No se limitan solo desde el punto de vista de ocio y entretenimiento de los usuarios, sino como atracción de capitales extranjeros y como herramienta de socialización en el país.

Ya sea que hablemos de los juegos en línea más comunes como tragamonedas virtuales, video póker o blackjack, o hasta una amplia variedad de juegos de ruleta en línea y juegos de casino en vivo que permite a los usuarios apostar e interactuar con crupieres y otros jugadores en tiempo real, dando un valor adicional al aspecto social y a la naturaleza inmersiva de este tipo de sitios para permitir a los usuarios disfrutar de sus juegos favoritos.

Esto ha sido un factor crucial para que la demanda de los usuarios se haya multiplicado en los últimos años. Aunado al interés que las administraciones regionales, han mostrado interés en crear una regulación que garantice el potencial económico para los operadores y un juego legal, seguro y responsable para los jugadores. Han servido para atraer a un gran número de empresas particulares que buscan participar en la industria de juegos y apuestas en línea en la región.

Comentarios

Leave a Reply
  1. el artículo confunde la provincia de buenos aires con la ciudad autonoma de buenos aires

Dejá un comentario

Loading…

0

Piden que el Municipio destine tierras públicas al Programa Procrear

Alquilar un departamento en Facebook: cómo las agencias inmobiliarias atraen nuevos clientes por las redes sociales