El pedido de Guillermo Moreno a los presos por los cuadernos: «Que los compañeros no canten»

Difundieron las escuchas donde el ex secretario de Comercio criticó a los funcionarios kirchneristas que se convirtieron en imputados colaboradores en la causa.

Una nueva serie de escuchas podría implosionar las filas del kirchnerismo tras la difusión de una extensa conversación telefónica entre el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y la esposa de Julio De Vido, Alessandra «Lali» Minnicelli, de agosto del año pasado.

En ese entonces, la causa que investiga los cuadernos de las coimas recién se había dado a conocer públicamente -después de meses de estar encubierta- y tanto empresarios como ex funcionarios K se arrepintieron ante la Justicia. En ese laberinto judicial, Moreno se mostró indignado con aquellos compañeros que salieron a hablar y hasta criticó a la expresidenta Cristina Kichner.

«Yo ya lo tengo a Julio ¿cuánto? 10 meses preso, si seguimos ordenando la política desde las personas nos seguimos equivocando y los compañeros están cantando, están cantando, porque no les damos política», disparó enojado Moreno en el audio.

En la llamada con Minnicelli, el ex secretario dio como ejemplo al exjefe de Gabinete de Cristina, Abal Medina, al que insultó en reiteradas oportunidades por haber admitido que recibió dinero de empresarios para la campaña electoral.

En el escrito que presentó ante el juez Claudio Bonadio, Medina desvinculó a su secretario privado de cualquier responsabilidad y sostuvo que siempre creyó que esos aportes eran voluntarios y no recolectados de manera ilegal.

«Abal Medina es un cag**, Abal Medina es un ca***, Guillermo ¿escuchaste la estupidez que dijo?¿Escuchaste la estupidez que dijo? Yo estoy pidiendo para el lunes sin falta que me den copia de los testimonios de estos imbéciles, de todos estos imbéciles», le respondió Minnicelli a Moreno en ese sentido.

La esposa de De Vido también apuntó contra Carlos Wagner, el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción y dueño de la constructora Esuco. Se trató del primer empresario arrepentido en dar detalles sobre cómo funcionó el sistema de cartelización de la obra pública durante el kirchnerismo y los retornos a los funcionarios.

«Yo a Wagner se lo voy a cargar, a Wagner se lo voy a cargar. Porque el tipo tiró el nombre que estaban buscando y lo tiró porque estuvieron extorsionando a todos por su libertad, el tipo es un hijo de p***, es una basura», aseveró Minnicelli en las escuchas.

Otro de los puntos que llamó la atención de esta conversación es la actitud crítica de Moreno hacia la ex presidenta. En una primera parte, el ex secretario de Comercio sostuvo que si Cristina presa «no es el peor de los escenarios», ya que «las cosas se tienen que resolver en función de la política y no de las personas».

Más adelante, Moreno también cuestionó el rol de la actual senadora en las elecciones de 2017. «La que dividió la elección fue Cristina, en la provincia de Buenos Aires», recalcó. Y fundamentó que el mensaje del kichnerismo debe ser «único» para lograr una unidad.