El huracán Barry tocó tierra y persiste la alerta por inundaciones en EEUU

Creen que puede haber una marejada ciclónica y fuertes lluvias en las zonas aledañas a Nueva Orleans y a la costa del Golfo de México en Luisiana.

El huracán Barry finalmente llegó a Luisiana, Estados Unidos, donde se debilitó rápidamente y se transformó en una tormenta tropical con vientos sostenidos de unos 100 kilómetros por hora. Sin embargo, la disminución en su categoría no será suficiente para evitar que cause graves inundaciones en la región.

Según el informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC), persiste el alerta por marejada ciclónica en zonas aledañas a Nueva Orleans y por fuertes lluvias en la costa del Golfo de México en Luisiana.

El huracán, que tocó tierra cerca de Intercoastal City, es el primero de la temporada atlántica de este año y se mueve hacia el noroeste a unos 11 kilómetros por hora. Por este motivo, se temen posibles inundaciones entre Intracoastal City y Biloxi y en el lago Pontchartrain, que es vecino de Nueva Orleans.

El sistema arribó unos 10 kilómetros al noreste de Intercoastal City y unos 50 kilómetros al suroeste de Lafayette, donde perdió su categoría 1 como huracán y devino en tormenta tropical. No obstante, el El NHC pidió a los residentes de Luisiana no bajar la guardia porque aún puede presentarse una marejada ciclónica tanto en las zonas costeras como en áreas cercanas al río Misisipi.

La temporada de huracanes en la cuenca atlántica comenzó oficialmente el pasado 1 de junio, pero antes, el 20 de mayo, se formó al sur sureste de Bermuda una tormenta subtropical, Andrea, que se debilitó enseguida y no causó daños.

Según el pronóstico actualizado que la Universidad Estatal de Colorado (CSU) de Estados Unidos difundido esta semana, la actividad de la actual temporada de huracanes en el Atlántico será «casi promedio», con 14 tormentas tropicales, seis de las cuales se convertirían en huracanes. El primero de ellos: Barry.