El paquete económico incluye eliminar el IVA, congelar cuotas UVA y subir el piso de Ganancias. Se financiaría con partidas presupuestarias y una mayor recaudación.

El Gobierno destinará $100.000 millones en el paquete de medidas que anunció durante esta semana para paliar los efectos de la brusca devaluación del peso tras la derrota del oficialismo en las PASO. El Poder Ejecutivo buscará cubrir ese costo reasignando partidas presupuestarias, por un lado, y por el efecto positivo que tendrá en la recaudación el aumento de la inflación.

Según cálculos privados, las medidas anunciadas este juevestendrán una exigencia fiscal para el Estado cercano a los $60.000 millones, principalmente por el congelamiento de las cuotas de los créditos hipotecarios UVA hasta fin de año, que le insumirían unos $50.000 millones al Tesoro. La eliminación temporal del IVA para alimentos básicos, según el Ministerio de Producción y Trabajo, costará otros $10.000 millones.

Los anuncios del miércoles, por su parte, requerirían adicionalmente $40.000 millones entre los bonos a empleados públicos y privados, la modificación del mínimo no imponible de Ganancias, la exención de una parte del monotributo y los planes de pago impositivos para pymes.

COMENTÁ