El Frente de Géneros y Disidencias se opone a la elección de la soberana de la FNA

El sábado 1 se conocerá el nombre de la nueva soberana.

Desde el espacio se difundió un comunicado en el que piden respuestas al Intendente y al Concejo Deliberante. «Nuestro municipio fomenta y avala la violencia simbólica y la cosificación de la mujer», aseguraron.


El Frente de Géneros y Disidencias difundió en las últimas horas un comunicado oficial en el que dejan en claro su posición respecto a la elección de la soberana de la Fiesta Nacional del Automovilismo.

El escrito es el siguiente:

«Diversos municipios ya han sumado su posición sobre desestimar los concursos de elección de reina por enmarcarlos como violencia simbólica y cosificación de la mujer. Localidades como Bariloche, El Bolsón, Neuquén, Alsina y Mendoza son pioneras en la búsqueda para promover valores que ayuden a construir ciudadanía con perspectiva de género y no continuar reproduciendo patrones de desigualdad y de violencia simbólica.  Nuestro municipio no prioriza este tipo de políticas públicas. Por el contrario, las fomenta y avala. Claro ejemplo es la promoción anual ininterrumpida de la elección de la «soberana» como parte de las atracciones de la Fiesta Nacional del Automovilismo, entre tantas otras acciones u omisiones.

Los concursos que cosifican los cuerpos de mujer, disfrazados de becas, representatividad y/o identidad, naturalizan un espectáculo de subordinación y machismo, donde se valida y reproduce esta práctica patriarcal.  Allí «se decide» sobre los atributos por el género en una vidriera de alquiler, mezclado con el orgullo de familias y coterráneos. No es soberanía lo que se promueve, sino subordinación.

En Argentina, 2749 es el número de los femicidios y los travesticidios de los últimos diez años. En nuestra ciudad, se realizan 90 denuncias por mes por situaciones de violencia de género. Contrario a lo esperado, la suma sube año a año junto con los pedidos de la declaración de emergencia y la violencia que no cesa.

En el 2009 fue sancionada la Ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. Es de aplicación en todo el territorio de la República. En su artículo II señala que se debe promover y garantizar la remoción de patrones socioculturales que promueven y sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre la mujer. En el IV describe los tipos de violencia, entre las que está la simbólica: «a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.» (art. 5º)

Le pedimos a la mesa de violencia local, compuesta en su mayoría por representantes del municipio, que tome el tema en agenda. A concejales y al intendente Reino, les reclamamos que incorporen la perspectiva de género en las políticas públicas, desde el presupuesto hasta las capacitaciones obligatorias o el cumplimiento de la ESI.

Como sociedad, es hora de replantearnos desde qué lugar queremos construirnos colectivamente. Seguimos poniendo palabras y sentido. Por las que no tienen voz, por las no pueden, las que sobrevivieron, por las que somos y por las que vendrán. Por eso decimos no a la violencia de género en cualquiera de sus formas«.