El Frente de Encuentro Popular repudió el «golpe de estado» en Bolivia

Desde el espacio que encabeza la Doctora Graciela Pilone emitieron un comunicado en el que expresaron su apoyo a las víctimas de «persecución y violencia».


Desde el Frente de Encuentro Popular Balcarce emitieron un comunicado en el que expresaron su repudio al «golpe de estado perpetrado en la República Plurinacional de Bolivia». 

En el escrito manifestaron su apoyo a las «víctimas de la persecución y violencia» desatada durante los últimos días y expresaron que la respuesta de la Policía y las Fuerzas Armadas estaba «planificada de antemano». 

A continuación, el escrito completo
El Gobierno de Bolivia, a  menos un mes de renovada su continuidad mediante el voto popular de su pueblo, fue brutalmente arrastrado a la renuncia de su actual presidente Evo Morales. Acorralado por la falsa opción que frente a un supuesto fraude electoral, no quedaba otro camino que dar un paso al costado. Volvieron los golpes clásicos a manos de las FFAA.

Es de suma importancia manifestar el repudio a estas acciones de violencia golpistas, e invitar a hacerlo también de forma oficial al Gobierno Municipal de Balcarce, y al Honorable Concejo Deliberante de esta ciudad. Ambos, poderes que expresan el sentido republicano y democrático de un estado de derecho, que no pueden estar al margen de rechazar y denunciar tan aberrantes hechos en el país hermano de Bolivia.

Organizaciones de la derecha boliviana y militantes ultra religiosos desataron un verdadero infierno en las calles, tornando de gran fragilidad el estado democrático y los mecanismos constitucionales. Sumado a ello, el pedido de renuncia al presidente constitucional que comunicara el ejército de Bolivia. Más el informe de supuestas irregularidades, poco fundado de la OEA, (sobre tan solo un total que representa el 0,22% de los telegramas de las urnas) crean el caldo de cultivo para la instauración de un nuevo golpe de estado en América Latina.

Ante el transcurso de los hechos que se desarrollan en el país hermanos de Bolivia, queda en evidencia que los sectores más inescrupulosos de la oposición a Evo, aliados al poder económico y mediático, no aceptaban una salida pacífica al conflicto iniciado por un supuesto fraude electoral. Es por ello que no se puede dejar de expresar que este accionar violento, y la respuesta de la policía y las fuerzas armadas ya estaban planificadas de antemano, utilizando solo una excusa, para imponer lo que en verdad tenían como objetivo, un nuevo gobierno sin importar el voto popular.