Dictan conciliación obligatoria y los maleteros levantan el bloqueo

Tras una reunión en el Ministerio de Trabajo, los trabajadores terminaron la permanencia en el acceso a la terminal a la espera de que se defina quién debe blanquearlos, si las empresas o la concesión.

Tras cinco días de permanencia en la entrada de la Terminal Ferroautomotora, los maleteros levantaron el bloqueo luego de que el Ministerio de Trabajo dictara una llamativa conciliación obligatoria mientras entre las empresas y la concesión definen quién debe blanquear a los trabajadores precarizados.

En lo que fue, cuanto menos, una peculiar medida, el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires dictó la conciliación en el conflicto protagonizado por trabajadores que no se encuentran bajo relación de dependencia, sino que justamente lo que buscan con su protesta es regularizarse.

De esta forma, los turistas y marplatenses que lleguen a la ciudad en micro podrán bajar cómodamente dentro de la terminal, donde los estarán esperando 70 maleteros que no cobran el sueldo que les corresponde por el pliego licitatorio y que solamente se llevan a su casa lo que obtienen de las propinas.

Así, en los próximos quince días que dura la conciliación, el Ministerio de Transporte deberá definir junto a las empresas particulares y la concesión quién se debe hacer cargo del blanqueo de los trabajadores, algo que el Ministerio de Trabajo ya definió que debe ocurrir.

En total fueron 3 horas y media de una tensa reunión donde el empresariado, según explicaron desde la CTA Regional, sigue con su postura y “ninguneando a los maleteros”. Además de la CTA, estuvieron representantes de los gremios Camioneros y Empleados de Comercio ante la falta de un ente sindical que los reúna.

En el medio de la reunión y ante toda la mesa, según detallaron desde la CTA, hubo un llamado al delegado del Ministerio de Trabajo Gustavo Serebrinsky, en el cual el propio delegado habría dicho: “A mí no me aprieta nadie, ya dicto la conciliación obligatoria y se terminó”.

Desde la CTA, no obstante, insisten en que la concesión de la Terminal, cuyo titular es el empresario -hoy procesado por corrupción en el marco de la “causa de los cuadernos“- Néstor Otero, debe hacerse cargo de la regulación de los trabajadores según el artículo 24 del pliego de bases y condiciones de la licitación.