Diario El Mundo de España en Balcarce: «Visitamos el Museo Fangio en el fin del mundo»

Una periodista española relató su experiencia tras su visita al Museo Juan Manuel Fangio. «Balcarce tiene el estilo elegante de cualquier ciudad española de provincias».

Ana Montenegro, periodista del diario El Mundo de España, visitó nuestra ciudad para realizar su habitual columna semanal en el prestigioso periódico a nivel internacional.

En su escrito el destino elegido para esta ocasión fue el Museo Juan Manuel Fangio. «En un país donde el fútbol y el automóvil juegan en la misma división, viajamos a la cuna del genial piloto argentino de Mercedes y Ferrari Juan Manuel Fangio (Balcarce 1911- Buenos Aires 1995), con una etapa en el elegante balneario de Pinamar, donde su historia se reescribió, ya muerto, en modo culebrón«, comenzó el relato.

«Arrancamos con un Mercedes del siglo XXI, en la Avenida 9 de Julio, la arteria más emblemática de Buenos Aires y la más ancha del mundo (140 metros). Sobre ella, el Teatro Colón, el Obelisco y, en lo alto de un rascacielos, la silueta de Evita, otra heroína nacional. Pasamos el gigantesco puerto fluvial, que nos da idea de las enormes dimensiones de esta tierra, y salimos de la capital por una ancha autopista entre un tráfico endiablado», siguió.

«Tras una comida con una buena carne a la parrilla y un vino Malbec impresionante (aquí el pescado no es muy popular ni en la costa) salimos hacia Balcarce. Desde Buenos Aires hemos visto muchas vacas, lagunas, cultivos, pero ninguna montaña… Salimos de Pinamar por una planicie en una carretera de doble carril y más tarde, en Coronel Vidal, giramos a la derecha«, continúo.

«No hay pérdida, un monumento y un cartel recuerdan a Fangio. Al acercarnos a Balcarce vemos las primeras montañas. La localidad vive de la agricultura (es un gran productor de patatas) y tiene el estilo elegante de cualquier ciudad española de provincias. El Museo Fangio, nuestro destino, se encuentra en el centro de la localidad», expresó.

«Se inauguró en 1986 en un edificio reconstruido de 1906 que había sido ayuntamiento. Ahora muestra más de 52 vehículos y 2.000 trofeos que se recorren en una pasarela en espiral que imita una carretera. Es un resumen de la prolífica historia del automovilismo de Argentina, pero también hay un monoplaza de F1 de Pedro de la Rosa y unos guantes de Carlos Sainz», finalizó.