Desde el Hogar de Ancianos «La Merced» hablaron de un presente «desesperante» y un cierre que sería «inminente»

La presidenta de la Sociedad Damas de Beneficencia, Rosa Echeverría, dijo que «en estas condiciones será imposible continuar». Sin embargo destacó que se encuentran con fuerza y voluntad para seguir adelante: «no nos vamos a resignar», declaró.

Rosa Echeverría, la Presidenta de la Sociedad Damas de Beneficencia que administra el Hogar de Ancianos «La Merced», mantuvo un contacto con la mañana de Radio Sube (101.5) y se refirió a la compleja situación financiera que atraviesa la institución.

Echeverría reconoció que el presente es «muy grave» y explicó que «no hay forma de solventar el déficit que tenemos».
Por otra parte, aseguró que la principal necesidad del Hogar es la de dinero en efectivo para hacer frente a los suelos y las cargas sociales: «si gastamos un millón de pesos, apenas llegamos a cubrir la mitad», detalló.

A pesar de destacar que todas aquellas personas que comandan los destinos del Hogar se encuentran con «mucha esperanza y fuerza», Echeverría admitió que de seguir en esta misma situación la institución tendrá que ir al cierre: «nosotros no le encontramos otra solución», dijo.

«El presente es desesperante para nosotros, para los abuelos y los empleados. Necesitamos un ingreso seguro con el que podemos contar todos los meses para afrontar gastos fijos, pero no llega nada. En todo este tiempo no obtuvimos nada de ningún gobierno. Este mes, por ejemplo, gastamos $50 mil de gas. Lamentablemente en junio tuvimos que dejar de pagar algunos proveedores para poder afrontar las cargas sociales», agregó.

Por último, Echeverría dijo que el Fondo de Fortalecimiento Institucional funciona sólo para «pasar el momento» y reiteró la necesidad de contar con ayuda del Estado: «al primero que le fuimos a plantear nuestras inquietudes y la trasladamos nuestra realidad fue al Intendente. Hace cuatro meses nos sentamos con él y con los números sobre la mesa le mostramos donde está parado el Hogar», cerró.