Derrumbe en Mogotes: comerciantes damnificados debieron trasladarse a la vereda de enfrente

Desde el día de la tragedia los locales permanecen cerrados. Para continuar con las ventas, los propietarios de los negocios de la planta baja del edificio decidieron vender al «estilo manteros».

Así luce una de las veredas.

Tras el derrumbe de dos balcones en la zona de Punta Mogotes, los comerciantes damnificados cuyos negocios se encuentran en la planta baja del edificio en donde se produjo la tragedia que terminó con la vida de una madre y su hija, debieron trasladarse a la vereda de enfrente para poder continuar con sus ventas.

Afirman que si bien ellos mismos resolvieron cerrar los locales por posibles riesgos, nunca llegaron autoridades a clausurarlos. «No hay respuestas oficiales, no sabemos quién es el responsable», sostuvo Karina, una de las comerciantes afectadas, en diálogo con 0223 y añadió que el día del hecho ninguna autoridad se acercó formalmente a darle indicaciones de cómo seguir.

«Que me aseguren que no hay peligro«, pidió la mujer y contó que por ello junto a otros de los damnificados resolvieron cruzarse a la vereda de la otra manzana y así continuar con su trabajo.

Explican que el «estilo mantero» no es lo que más le gustaría hacer, pero es la única salida posible ante la situación de incertidumbre. «Mientras tanto hay que seguir pagando los impuestos, a los empleados, las cargas sociales, la contadora, los servicios», enumeró la marplatense.