Una vida sexual apasionada con una pareja duradera es posible con estos tips.

Es necesario dedicar tiempo y no descuidar la intimidad.

Para muchos pareja duradera y vida sexual pasional no son sinónimos, pero sin lugar a dudas uno de los sustentos básicos de cualquier relación es precisamente una intimidad satisfactoria y plena.

Eso no signifca que mantener la pasión sea una tarea fácil. Es necesario dedicar tiempo y no descuidar la intimidad. Estas son cuatro estrategias que los expertos aseguran que pueden ayudarte a que las llamas no se apaguen entre ustedes:

– Cada año subí un poco la apuesta: las parejas con vidas sexuales ardientes siempre prueban algo más subido de tono año tras año. Se arriesgan y ponen sus deseos y fantasías al límite para ver con qué se sienten cómodos. Para que el sexo se mantenga pasional a largo plazo, tenés que estar dispuesto a ser creativo y salir de las rutinas habituales.

Masturbate durante el sexo: darse placer a uno mismo es un sistema muy eficaz para enseñar al otro las formas en las que complacerte. Mostrar a tu compañero cómo tocás tu cuerpo le da una idea de cómo disfrutás, lo excita y lo hacés partícipe de tu autosatisfacción.

– Explorá las fantasías propias y ajenas: los mejores amantes son hábiles en la cama, generosos y dispuestos a probar lo que sea de su pareja, dentro de lo razonable. Las parejas longevas con vidas sexuales ardientes saben que cada persona tiene su propia imaginación erótica. Conocen las fantasías y los deseos más profundos de su pareja y están dispuestos a salir de su zona de confort para brindárselo.

– Reite dentro (y fuera) del dormitorio: el sexo no siempre es seductor y sensual, a veces suceden cosas tontas como que dos cuerpos se golpean, uno se resbala y se cae de la cama o se rompe algún juguetito sexual. Cuando se dan estos momentos cómicos (y a veces incómodos) las parejas con una gran vida sexual se lo toman con calma y se ríen de ello. El humor es un gran afrodisíaco.