Crean el Sistema VETe para detectar síntomas individuales del coronavirus de modo masivo

Se trata de un proyecto ideado por la Facultad de Ciencias Agrarias, el INTA, el Municipio, el Hospital y la UBA.


El proyecto “Vigilancia Epidemiológica Territorial” (VETe) es una herramienta integral creada por la Facultad de Ciencias Agrarias, el INTA Balcarce, profesionales del Hospital Fossati, del municipio de Balcarce y de la UBA.

El sistema VETe permite detectar síntomas individuales de modo masivo para influir en la cadena de transmisión con el fin de disminuir o cortar el contagio social; identificar anticipadamente potenciales focos o conglomerados de infección en las localidades y pronosticar y analizar conductas individuales y sociales frente al aislamiento; monitorear y acompañar a las personas en cuarentena; generar alertas tempranas, predecir escenarios en la prestación de servicios públicos, no solo en el sistema de salud.

Facundo Quiroz, director de la EEA INTA Balcarce, explicó “el sistema permite adecuar los diseños de políticas de intervención de acuerdo a lo que esté sucediendo en la localidad, lo cual implica que se pueden tomar decisiones basadas en datos e informaciones provenientes de la ciencia y tecnología”.

Por su parte, Miguel Pereyra Iraola, Vicedecano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNMdP, afirmó “en este escenario de pandemia, la propuesta permite tomar decisiones con datos e información relevada, validada y analizada en tiempo real. Es momento de poner a disposición nuestros recursos. La prioridad es la comunidad”.

En Balcarce la propuesta se está implementando y es resultado de un trabajo interdisciplinario entre profesionales de la salud del Hospital Fossati, el Municipio local, especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata, el INTA Balcarce, y otros actores y sectores del territorio.

Francisco Gonzáles, coordinador del Primer Nivel de Atención del Hospital Fossati, enfatizó “es trascendental que el control de la epidemia podamos centrarlo en el comportamiento social, no basta con detectar personas con síntomas. Es por ello que en esta propuesta, estamos integrando a poblaciones en estado de vulnerabilidad, quienes no suelen tener acceso a la salud o a la información”.

El sistema VETe ya está disponible tanto para municipios como otros niveles del Estado, empleando diversas herramientas, como encuestas autogestionadas, telefónicas, georreferenciaciones (GIS), modelización predictiva, monitoreo de casos, entre otras. Además permite la vigilancia y mitigación del COVID19, la proyección de escenarios diseñados con modelos matemáticos para colaborar con la intervención municipal.

Julián Verona, jefe de laboratorio del nosocomio, añadió, “estamos trabajando en la presentación de un proyecto conjunto en la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, Desarrollo Tecnológico y la Innovación. Esto podría ayudarnos a mejorar tanto nuestra capacidad diagnóstica como el manejo epidemiológico frente a eventos de esta naturaleza y magnitud».

Entre los conocimientos se integraron profesionales de epidemiología, medicina clínica familiar, comunicación, diseño y gestión de políticas públicas, agronomía, gestión en ciencia y tecnología, informática, gestión del Estado, laboratoristas, entre otras.

Para concluir Quiroz subrayó “es una oportunidad que permite dar un salto cualitativo con resultados relevantes para la comunidad. La decisión política de implementarlo permitirá dar un paso hacia la innovación en la gestión municipal frente al COVID19”.