Cortocircuito interno en Cambiemos

El jueves pasado, luego de la última sesión ordinaria, hubo un cruce de palabras entre Sebastián Pinilla y Gustavo Bianchini, quien por estas horas estaría pensando en dejar la presidencia del cuerpo.

Fuentes consultadas por MinutoBalcarce contaron que Pinilla le habría reprochado a Bianchini su actitud durante la sesión.

La tercera sesión ordinaria del año del Concejo Deliberante bien podría haber sido recordada por el enfrentamiento entre el concejal de Cumplir, José Luis Pérez, y los ediles del oficialismo en el marco del debate por la rendición de cuentas del ejercicio 2017.

Sin embargo, hubo otro hecho que ocurrió una vez finalizada la actividad en el recinto y que aconteció en los pasillos del Legislativo. Este episodio involucró al presidente del cuerpo, Gustavo Bianchini, y a Sebastián Pinilla, ambos integrantes del bloque Cambiemos.

Al parecer, y de acuerdo al testimonio de las fuentes consultadas por MinutoBalcarce.com.ar, una vez finalizada la sesión Pinilla le habría reprochado a Bianchini su actitud durante la sesión y el haberle dado más tiempo para hablar a Pérez que a los concejales del oficialismo.

De hecho, la discusión entre ambos fue tal que se requirió de la intervención del propio Pérez, quien los separó en el pasillo mientras se intercambiaban insultos y evitó un peor final.

A partir de este episodio, Bianchini estaría evaluando la posibilidad de renunciar a la presidencia del cuerpo y regresar a su banca, tal y como lo hizo mientras Esteban Reino era el presidente del Legislativo. En este sentido, desde Cambiemos restan importancia al cruce y sostienen que «el paso al costado sería para participar más de las sesiones y las defensas de los proyectos del oficialismo», lo cual llama la atención ya que más allá de presidir el cuerpo, Bianchini puede hacer uso de la palabra cuantas veces quiera.

Este cortocircuito desnuda el primer roce de importancia que debe afrontar Cambiemos, el cual involucra a personas importantes del Pro y la UCR y el cual ocurre en la antesala a un año electoral.

Vale aclarar que, de confirmarse la renuncia de Bianchini, el Concejo Deliberante posee otras autoridades: Sol Di Gerónimo (FPV) es la vicepresidenta primera y Mónica Llarena (Cumplir) es la vicepresidenta segunda.

Si bien no está estipulado por ley que el presidente del cuerpo sea del oficialismo, tradicionalmente ese sillón lo ocupa un integrante del bloque que se impuso en las últimas elecciones. Por ello, Cambiemos debería elegir un nuevo presidente. Además, desde la oposición consideran que ocupar la presidencia no significaría ninguna diferencia dada la mayoría con la que cuenta el oficialismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.