Convivió con el cuerpo de su mamá durante tres años: lo había escondido en la basura

La policía de Gales encontró los restos de Gaynor Jones, de 83 años, envueltos en deshechos humanos. Su hija nunca notificó de su muerte a las autoridades.

La policía de la ciudad de Aberaeron, en Gales, se acercó a la propiedad de Valerie Jones para realizar un «chequeo de bienestar». Pero cuando llegaron a la casa de campo notaron que la entrada estaba tapada por una gran cantidad de basura. Al correrla, se llevaron una desagradable sorpresa: encontraron el cuerpo de una mujer de 83 años. Más tarde, confirmaron que los restos eran de la madre de la mujer, que sufre una enfermedad mental.

Según detalló el sitio Daily Mail, la escena era deplorable. El cuerpo estaba completamente rodeado de bolsas de residuos, deshechos humanos y orina. El forense determinó que también estaba embalsamado de una manera casera, ya que estaba recubierto con una arena que se utiliza para asfaltar las rutas.

Las autoridades constataron que Valerie convivió con los restos al menos tres años. Durante todo este tiempo, no le avisó a nadie que su madre había muerto. Cuando los vecinos o conocidos preguntaban por ella, respondía que estaba en un geriátrico o de viaje. Tampoco le permitía a nadie entrar a su casa, que para los oficiales era «inhabitable».

En la audiencia judicial, los oficiales decidieron no levantar cargos contra la mujer, ya que comprobaron que no estaba bien de salud y no era consciente de lo que estaba ocurriendo.

En ese sentido, argumentaron que cuando trasladaron a Valerie a un hospital cercano, dijo que no recordaba la muerte de su madre. En sus conversaciones con los policías, hasta sugirió que la anciana arreglara una prenda de ropa.

Pero más tarde, indicó que se le había caído un estante encima y que había muerto en el acto. Sin embargo, los agentes comprobaron que no había ningún mueble con esas especificaciones en la propiedad.

El forense del caso detalló que solo pudieron identificar al cuerpo por su ADN y que no lograron determinar la causa de muerte. «En el balance de probabilidades, la anciana murió de causas naturales y su hija tomó las medidas para embalsamar o cubrir el cuerpo. Estoy seguro de que no se trató de un crimen«, manifestó el experto.