“Club después del Cole” se consolidó durante la pandemia y amplió su llegada a 400 chicos

El programa municipal, que cumplió cinco años desde su creación en 2016, cuenta actualmente con nueve sedes que brindan asistencia y acompañan a familias de todo el distrito.

Desde su creación en 2016, el programa municipal “Club después del Cole” (CDDC) tiene por objetivo brindar asistencia y acompañar a familias de todo el distrito.

De sus cinco años de vida, dos estuvieron atravesados por la pandemia del coronavirus. Por ello, se debió adaptar la propuesta a los tiempos que corren y modificar algunas cuestiones para no perder el vínculo con los pequeños que forman parte del programa.

En 2021, el CDDC le hizo frente al COVID-19, pudo consolidarse después de las dificultades del año anterior y a través de sus nueve sedes logró llegar a más de 400 chicos y chicas.

En diálogo con MinutoBalcarce, la coordinadora del Club, Fara Cunqueiro, analizó el presente, trazó un balance del trabajo realizado en los últimos meses y se refirió a las metas de cara al futuro.

A pesar de este contexto, el balance es sumamente positivo. Nuestro objetivo es siempre llegar cada vez a más chicos y chicas de la ciudad y seguir trabajando por sus derechos. Fue complicado por la pandemia, pero pudimos hacerle frente gracias al trabajo de red interdisciplinario e interinstitucional”, aseguró.

“Logramos establecernos en las nueve sedes que tiene el Club y cumplir con el desafío más importante como fue no perder el contacto con las familias. De hecho, pudimos reforzar ese vínculo y hacerlo cada vez más cotidiano, algo que será de mucha ayuda pensando en 2022”, añadió.

EL DESAFÍO DE ABARCAR LAS PRIMERAS INFANCIAS

Haciéndose eco de inquietudes de algunas familias, durante este 2021 el CDDC puso en marcha una prueba piloto denominada “Primera Infancia”.

“Esta alternativa surgió a partir de consultas que nos realizaban muchas familias que tienen hijos en edades de 4 y 5 años”, contó Cunqueiro. Y continuó: “Esta prueba la pudimos desplegar en sedes como ‘Cerrito’, donde la matrícula nos lo permitiría. Fue una experiencia más que positiva que buscaremos mantener y repetir en 2022”.

ADAPTARSE A LOS TIEMPOS QUE CORREN

“El programa se tuvo que adaptar bastante a la pandemia. El 2020 fue como un entrenamiento que nos preparó para este año. Gracias a la difusión que tuvimos en los medios de comunicación locales pudimos darnos a conocer a familias que quizás no estaban enteradas de esta propuesta”, expresó.

Y agregó: “En 2021 logramos recuperar el ritmo que tenía el programa en 2019 y que habíamos perdido en 2020 por culpa del coronavirus. Y ya este año nos sentimos con mayor confianza para realizar cambios sobre la marcha, algo que quizás el año pasado nos costaba”.

EL ACOMPAÑAMIENTO DE TODAS LAS FAMILAS

“Nosotros compartimos dos o tres horas diarias con los chicos, dependiendo de la sede. Por eso las familias tienen un componente fundamental en lo que significa el ‘Club después del Cole’. Porque de sus decisiones depende la calidad de vida que van a tener sus hijos”, sostuvo.

“A su vez, nosotros somos responsables de custodiar que esas decisiones sean las correctas para el futuro de los chicos”, añadió.

UN LUGAR PARA QUE LOS PIBES PUEDAN SER

Consultada sobre un deseo de cara al 2022, Cunqueiro recordó un episodio vivido con una familia. “Hace un tiempo unos padres nos mandaron un mensaje en el que deseaban que cada nene y nena del mundo tuviera un Club en su vida. Y eso resume un poco el sentir nuestro también. El Club lo que representa para nosotros es un lugar para que los pibes puedan ser”, recordó.

Y luego dejó la siguiente reflexión: “Nuestro deseo tiene que ver con que tengamos una mirada más amorosa para los chicos y tiempo de calidad para ellos. Estar y acompañar no es siempre decir que sí, sino saber hacer la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal para los chicos y las chicas”.

Un equipo de 19 profesionales para cubrir todas las necesidades

“Costó muchísimo tener el equipo que tenemos y conseguir el ritmo que pretendíamos. Actualmente somos 19 profesionales los que formamos parte del Club. Este equipo es el pilar fundamental del programa y en lo personal, como coordinadora, es un orgullo y un disfrute”, expresó Cunqueiro.

El equipo está dividido en tres grupos: los equipos técnicos (que incluyen psicólogos, trabajadoras sociales y terapistas ocupacionales), los talleres lúdicos y artísticos (compuestos por psicopedagogas, profesores de Comunicación, Artes visuales y Danzas folklóricas, acompañantes terapéuticas y una diseñadora gráfica), y los talleres de recreación y deporte (integrado por profesores de Educación Física).

Las nueve sedes del CDDC

Estas son las nueve sedes que componen al “Club después del Cole”: CIC I (3 y 20), San Martín (5 y 6), Sapitos (9 y 38), Integración (15 y 114), Cerrito (35 y 32), Colón (6 y 31), Hipólito Yrigoyen (22 bis y 49), San Agustín (Centro Cultural) y Los Pinos (Parque de los Niños).

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Zoonosis vacunó más de 8500 mascotas durante todo el año

Alberto Fernández en el acto de la Democracia: “La Argentina de ajuste es historia”