Caso Nisman: Diego Lagomarsino opinó que la teoría del homicidio “es muy delirante”

El técnico informático insistió en su inocencia y pidió que se eleve la causa a juicio. “Para mi sería más fácil pegarme un corchazo y listo”, sostuvo.


A tan sólo un día de un nuevo aniversario de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el técnico informático Diego Lagomarsino insistió en su inocencia y pidió que “se eleve la causa a juicio”.

Lagomarsino está procesado como partícipe necesario de la muerte del fiscal que investigaba el atentado a la AMIA por haberle llevado a su departamento en las torres Le Parc de Puerto Madero, una pistola Bersa calibre 22 de la que salió la bala que terminó con su vida.

Me estuvieron investigando durante cinco años, pero no encontraron nada. Para mí sería más fácil pegarme un corchazo y listo: se resolvió todo. ¿Y que gané? Salí yo del quilombo, pero le queda a mis hijos, que es lo que le pasó a Alberto con sus hijas”, sostuvo Lagomarsino en una entrevista que brindó a Radio con vos. 

Además, el técnico manifestó que “hay dos teorías” sobre la muerte del fiscal: “Una muy seria, que es la del suicidio, y una muy delirante, que es el homicidio”, y consideró que el único elemento sobre el cual se sostiene la hipótesis del asesinato es el peritaje de la Gendarmeria.

Por otro lado, Lagormarsino aseguró que existe “una cuestión muy íntima de Alberto que habría que investigar”, y remarcó que si bien figura en la causa, él mismo pidió en una declaración judicial que no trascendiera mediáticamente.

En otro orden de cosas, el informático descartó la hipótesis de una conspiración y consideró que si la muerte de Nisman hubiese sido parte de un plan, él también estaría muerto. “Si hubiese sido parte de un plan, ¿estaría vivo? No, me hubiesen matado”. Y  defendió su accionar: “Hasta los ocho de la noche (del día anterior a la muerte de Nisman) yo sé lo que pasó. Alberto me pidió un arma y yo se la di”.

Consultado sobre el rol del exespía de la SIDE Jaime Stiuso, Lagomarsino aseguró que no lo conoce ni  a él “ni a nadie de la SIDE”. “No pertenecí ni pertenezco a ningún servicio de inteligencia. Yo quedé involucrado por el pedido que me hizo Alberto. Pude haber sido un dominado. Pero preguntale a cualquiera que haya trabajado con él si alguna vez le pudo decir que no. Eso es no haber conocido a Alberto Nisman”, aseguró.

Lagomarsino reconoció que el fiscal “tenía miedo de que lo corran de su cargo”, pero aclaró: “No sé si ello puede llevar al suicidio. Es algo que lo charlé mucho con psiquiatras pero no tengo idea de por que se suicidaría”.

Por último, al ser consultado sobre cómo continúa su vida luego de ser procesado, detalló que tiene colocada una tobillera y que trata de de limitar sus salidas a la calle. “Solo trato de hacer lo que mis hijos (de 12 y 9 años) necesitan. Trabajo con los clientes que me quedaron, vivo con mi mujer y tenemos el apoyo de amigos y los papás del colegio de mis hijos. Pero esta es una situación injusta. Me cagaron la vida”.