Carlos Latorre: “El fútbol le dio brillo a mi vida”

Luego de su retiro, el entrenador contó experiencias y explicó por qué dejó la Escuela del Club Sportivo Trabajo, luego de 18 años. 


53
REPASO: Carlos Latorre recordó su paso por la Escuelita del Club Sportivo Trabajo

Son pocos los que viven el fútbol como lo siente Carlos Latorre. Fue tanta la pasión que lo desbordó y lo terminó perjudicando. Cuando pasó ese “límite”, el reconocido entrenador decidió dar un paso al costado, luego de 18 años al frente de la Escuela del Club Sportivo Trabajo, que él fundó.
Latorre, ex jugador de Mitre, entre otros, mezclaba, hasta el año pasado que anunció su retiro, su vida entre el trabajo y ‘La Escuelita’. Salía a las 8 de la mañana de su casa y volvía pasadas las 21. “Sentí el desgaste”, explicó en su visita a Radio Fox, en el programa deportivo que se emite de 18 a 19.
“El fútbol le dio brillo a mi vida. Estar en contacto con los chicos es fantástico y recibir su cariño es increíble. Pero todo tiene un ciclo. Sino yo todavía estaría jugando al fútbol, je”, bromeó Latorre, que en el último año en la profesión fue el ayudante de campo de Ricardo Cesar Bianculli, en el equipo de primera división de Sportivo Trabajo, que perdió en semifinales ante Racing.
“Cuando las decisiones las tomás con tiempo y madurez, por lo general acertás. Igualmente, a los chicos los sigo extrañando, pero estoy tranquilo. En los 18 años que estuve di lo mejor. No tengo nada que reprocharme y estoy totalmente seguro de la determinación que tomé. Hay que darle el lugar a gente nueva. Ellos (por Bianculli, Bibbó y Juárez, los sucesores) tienen una estructura armada. Le van a dar su impronta”, señaló “Carlitos”.
Pero, en el avance de la charla, Latorre no aguantó y confesó. “Se extraña igual a los chicos. Sigo ligado a ellos pero desde otro lado. Siempre fui inquieto y ahora en ese horario estoy trabajando en La Mueblería”, aclaró.

SUB 17

Ante la pregunta si le interesaría ser el DT del juvenil en un futuro, Latorre fue contundente. “No hago las cosas para ver qué pasa. Le doy lo mejor que tengo. Y eso significaría ir todos los sábados a ver a los chicos, dedicarle tiempo a los entrenamientos y un montón de cosas más que hoy no puedo porque no tengo tiempo”.

SU RETIRO

“Sentí el desgaste”, con esa frase sintetizó su decisión de abandonar la profesión. “El día que la primera enfrentó por los cuartos de final a San Agustín fue difícil. Salimos a las 7 de la mañana a Mar del Plata con los más chicos y llegamos a Balcarce a las 3 de la tarde. Nos fuimos, sin comer, directo a la cancha. Encima, ese partido fue uno de los más sufridos. Íbamos 0 a 0 faltando cinco minutos y con ese resultado pasabamos a semifinal, pero hubo un tiro libre sobre el final que casi me muero. Después un centro que rechazó Vidal (arquero). No me infarté de milagro. Los partidos se ven o se sienten, y yo prefiero sentirlos”, agregó.
“Ese día pensé que había que tomar una resolución. Otro día estaba acostado, me levanté y me desmayé en el baño”, agregó.
Todos esos motivos obligaron a Latorre y su familia a tomar una drástica decisión: terminar con un ciclo que duró 18 años, donde pasaron más de 8.000 chicos.

COMPETICIÓN

Si algo caracterizó a la Escuela que comandaba Latorre era que “jugaban todos”. “La idea, desde un principio, fue no competir. Cuando jugaba al fútbol y veía tanta marginación no me gustaba. Yo no quería eso. Entonces, cuando arranqué con esto, les dije de participar o competir y la comisión entendió. Y si bien ahora se está compitiendo de forma oficial, se mantiene la Escuela, donde juegan todos. Así que no se perdió el enfoque. Nunca marginé a un chico por un resultado”, dijo.

SOBRE RACING

“Tienen un lugar para trabajar y lo aprovechan. Son prolijos, ofensivos y tratan bien la pelota. Además, lo sustenta un muy buen arquero. Desde ahí nace el equipo. Trabajan muy bien, porque se ve plasmado en la cancha”.

Deja un comentario