Buscan desarrollar celulares que decodifique los hábitos de los usuarios

Será capaz de saber si su propietario «corre para tomar el colectivo o porque está haciendo deporte». El objetivo es imitar la manera de aprender del cerebro humano.

Los dispositivos móviles a mediano y largo plazo contarán con una potente inteligencia artificial.

(Clarín) La empresa emergente californiana Neura, presente en la Mobile World Congress 2017 de Barcelona, reveló que busca descodificar los hábitos del propietario de un teléfono combinando algorítmicamente los datos recogidos por los diferentes sensores del aparato, como el caso del GPS.

El objetivo es obtener un teléfono capaz de saber si su propietario «corre para tomar el colectivo o porque está haciendo deporte», aseguró el director general de Neura, Gilad Meiri. La clave para lograrlo será imitar la manera de aprender del cerebro humano.

También podrá esperar el momento adecuado para enviarle una notificación para tomarse la medicación, por ejemplo. Uno de los nichos que busca esta empresa es la sanidad electrónica.

[su_pullquote align=»right»]Estas funciones tienen una vertiente de «Gran Hermano» que «darán algo de miedo al consumidor»[/su_pullquote]

Se espera que a corto plazo los teléfonos mejorarán sobre todo en «el reconocimiento de voz, la traducción y el reconocimiento de imágenes» y permitirán orientarse en lugares sin conexión, como los estacionamientos, detalló Ariana Bucaille, socia de Deloitte.

Sin embargo, esta potente inteligencia artificial encierra varios interrogantes en cuanto a los beneficios reales y el costo de estos innovadores smartphones. Bucaille cree en este aspecto que «serán más caros y todavía más críticos en la vida de la gente».

Para los gigantes de la electrónica, su introducción permitirá habituar al consumidor a la inteligencia artificial antes de la llegada a medio y largo plazo de «otros tipos de productos» como los vehículos autónomos o las casas conectadas, esgrime Thillien.

Según Bucaille, estos dispositivos pueden ser paradójicamente «más protectores, ya que los datos no se almacenarán en un servidor externo».

Actualmente se está estudiando una normativa europea para impedir que los algoritmos puedan tomar decisiones solos. También habrá que ver hasta dónde los fabricantes están dispuestos a llegar con la inteligencia artificial.

Deja un comentario