Brasil: después de la tragedia de Brumadinho, advierten que podría colapsar la represa de Barao de Cocais

La empresa brasileña Vale informó que otro de sus diques en el sureste del estado de Minas Gerais está en «condición crítica de estabilidad».

Una represa de la minera Vale en Brasil entró en alerta máxima ante el riesgo de rotura, dos meses después de que el colapso de un dique en la misma región dejara 209 muertos y 97 desaparecidos, confirmó hoy la compañía.

La empresa Vale informó en un comunicado que el nivel de riesgo de la represa situada en la mina de Barao de Cocais, en el estado de Minas Gerais, fue elevado de 2 a 3, el máximo nivel, después de que un auditor independiente destacara la «condición crítica de estabilidad» del lugar.

Según explicó la compañía, la mayor productora y exportadora de hierro del mundo, también fueron activadas las alertas en la región como medida preventiva: el área próxima a la represa ya había sido evacuada el pasado 8 de febrero ante el riesgo de colapso.

La represa localizada en Barao de Cocais, que se encuentra inactiva, es similar a la que el pasado 25 de enero colapsó en la localidad de Brumadinho, también el estado de Minas Gerais, que dejó como saldo 209 muertos y 97 desaparecidos, así como incalculables daños ambientales.

«Cualquier actividad en el dique podría provocar una ruptura«, le aseguró el teniente coronel Flavio Godinho, del departamento estatal de defensa civil, a la prensa local.

Tras la tragedia de Brumadinho, las autoridades iniciaron una investigación para esclarecer la responsabilidad de Vale en el desastre, el segundo protagonizado por el gigante minero en poco más de tres años.

En 2015, la rotura de varios diques de la minera Samarco, controlada por las empresas Vale y BHP Billiton, causó 19 muertos en Mariana, localidad igualmente situada en Minas Gerais, y provocó una de las mayores catástrofes ambientales de la historia de Brasil.

Tras el desastre de 2015, Fabio Schvartsman asumió la presidencia de Vale con la promesa de «Mariana nunca más», pero el ejecutivo se vio obligado a renunciar al cargo a comienzos de mes tras las presiones de la Fiscalía por la tragedia de Brumadinho.

Schvartsman fue entonces reemplazado de forma interina por Eduardo Salles Bartolomeo, que ejercía como director ejecutivo de metales básicos de la compañía.