Bolsonaro, en alerta: cayó su imagen en los primeros 100 días de su gobierno

Tiene la peor aprobación en un primer mandato desde 1985, según una encuesta de Data Folha. Sólo el 32 por ciento considera que la gestión es «buena» o «muy buena». ¿Qué factores impactaron en la evaluación?

«Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos». Así, con esa icónica frase, se sellaba el comienzo de una era distinta. Jair Bolsonaro asumía el 1° de enero su cargo de presidente de Brasil, luego de la más impredecible y vertiginosa campaña de los últimos años, en la que el propio candidato de ultraderecha sufrió, en un acto de campaña, un atentado que lo dejó peleando por su vida. El hombre del Partido Social Liberal, legislador por décadas y cuestionada figura de la política del país vecino, se convirtió entonces en primer mandatario en medio de una brutal crisis de representatividad, después de que el Lava Jato le costara la cárcel al líder del Partido de los Trabajadores, Luis Inácio Lula Da Silva.

Ahora, pasada la llamada «luna de miel», ¿cuál es el saldo de su gestión poco más de 100 días de asumir? Vale la pena repasar los datos que arrojó, semanas atrás, una encuesta realizada por Data Folha y que, sin dudas, dispararon todas las alarmas en el oficialismo. El 30% de los brasileños califica, hasta ahora, de «mala» o «muy mala» la gestión de Jair Bolsonaro, mientras que el 33% la tilda de «regular» y un 32% como «muy buena» o «buena».

Esto es, según informó la agencia Reuters, la peor evaluación de un primer trimestre de gestión en Brasil desdela restitución de la democracia en 1985. Sólo Fernando Henrique Cardoso y Dilma Rousseff tuvieron un mayor porcentaje de evaluación «mala» o «muy mala», pero fue en sus segundos mandatos, por lo que la consultora no los considera un punto de comparación exacto con la situación de Bolsonaro. La encuesta, en la que participaron 2.086 personas de más de 16 años en 130 municipios, indicó también que el sector más insatisfecho con el actual presidente es el que gana hasta dos salarios mínimos.

Lo cierto es que para el 61% de los encuestados, Bolsonaro hizo menos de lo que se esperaba y apenas un 35% considera que satisfizo o superó sus expectativas. Esto parece estar lejos del alentador 55% con el que se impuso sobre Fernando Haddad, candidato del PT, en las elecciones de 2018.