Boca-River: cuándo se juega la primera final y qué puede pasar con la revancha

El G20 complica el armado del operativo de seguridad y es un hecho que uno de los dos clubes saldrá perdiendo en la disputa.

Rossi captura el balón tras la presión de Borré.

La final de la Copa Libertadores genera un conflicto por la fecha en que está prevista la revancha entre River y Boca en el estadio Monumental, ya que los organismos de seguridad de la Nación no pueden brindar el operativo para el 28 de noviembre debido a que estarán abocados a la reunión del G20 que se realizará en Buenos Aires.

Así lo confirmó Guillermo Madero, director de seguridad en espectáculos futbolísticos, quien indicó que entre el 28 del mes próximo y el 2 de diciembre no se podrán realizar eventos en la Ciudad de Buenos Aires.

Fuentes de Conmebol, no obstante, le ratificaron a esta agencia que la intención es no mover las fechas de los partidos, programados para el 7 en la ida y el 28 la vuelta.

Conflicto en puerta

La clasificación de Boca generó que el certamen se defina en dos superclásicos y con este inconveniente agregado, ya que de haber sido Palmeiras quien hubiera avanzado a la final -fue el equipo que más puntos sacó en la fase regular-, el primero de los choques, previsto para el miércoles que viene, se iba a jugar en Núñez y la revancha, el 28 de noviembre, se hubiera jugado sin problemas en Brasil.

Con este escenario ya establecido, tanto Nación como Ciudad se abocarán a este tema, ya que antes no querían abordarlo porque la clasificación del «Xeneize» aún no se había consumado.

Alguna de las partes deberá ceder en su postura, ya sea para jugarlo el mismo 28 de noviembre -en Capital es imposible-, adelantarlo para el 26 o 27 de noviembre o incluso para el 21 de ese mes o pasarlo para la primera semana de diciembre.

En ese sentido, la revancha de una eventual final de Copa Libertadores entre River y Boca tendría como fecha tentativa el lunes 26 de noviembre en el estadio Monumental.