Baleó a un jugador del equipo rival durante un partido de fútbol: 4 años y 10 meses de prisión

El hecho ocurrió en julio de 2014 en Independencia y Alvarado. Sergio Damián Lizaso también fue condenado por otros tres delitos tras la validación de un juicio abreviado.

Un joven que en julio de 2014 durante un partido de fútbol en un torneo de Fútbol 7 baleó a un rival en la pierna tras una discusión fue condenado a cuatro años y diez meses de prisión luego de que se validara un acuerdo de juicio abreviado en el Tribunal Oral en lo Criminal 3. Sergio Damián Lizaso seguirá cumpliendo la pena bajo arresto domiciliario con monitoreo hasta su vencimiento en febrero de 2023.

La Jueza Mariana Irianni condenó a Lisazo como autor penalmente responsable de los delitos de lesiones graves agravadas por la utilización de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra, violación de domicilio, portación ilegal de arma de guerra  y encubrimiento.

La investigación del Ministerio Público Fiscal estableció que el 27 de julio de 2014, poco antes de las siete de la tarde, se generó una discusión entre varios integrantes de dos equipos de fútbol que participaban de un torneo en el complejo La Manzana en la avenida Independencia y Alvarado. El integrante del equipo Pinino FC que usaba la camiseta número 6 fue al costado de la cancha y sacó del interior de su bolos una pistola calibre nueve milímetros y le disparó a un integrante del equipo “La Liga” en una de sus piernas.

El balazo le provocó a Camilo Arce lesiones en cara lateral de muslo izquierdo y el proyectil se alojó en el muslo derecho con fractura de hueso ilíaco, lesionando órganos abdominales, efectuándosele laparotomía con resección y anastomosis de intestino delgado, colostomía sifgmoidea sobre varilla y rafia vesical. Todas se consideraron lesiones de carácter grave.

Personal de la comisaría segunda que llegó al lugar halló en el centro de la cancha una vaina servida y recabó varios datos entre los protagonistas que confirmaron que los incidentes se dieron luego de varios cruces durante el partido. El propio árbitro del encuentro relató que cuando cobró un foul se armó un tumulto en el centro de la cancha y que uno del equipo Pinino FC “se dirigió al banco de los suplentes y extrajo un arma de fuego para posteriormente dispararle en la pierna derecha de uno de los contrincantes”.

La responsabilidad e Lisazo en el hecho no se puso en dudas durante la investigación a partir de las múltiples declaraciones obtenidas en la causa y de la propia documentación secuestrada en el complejo deportivo donde figuraban los nombres y el número de casaca que utilizaban durante el torneo de fútbol 7. 

En la sentencia a la que tuvo acceso 0223 la Jueza descartó cuestiones eximentes de la responsabilidad penal y valoró como atenuantes el buen concepto, la ausencia de antecedentes criminales y “las circunstancias personales relativas al consumo de cocaína desde hace diez años aproximadamente”.

Tras calificar los hechos de la causa como lesiones graves agravadas por la utilización de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra, violación de domicilio, portación ilegal de arma de guerra y encubrimiento en concurso real a la pena de cuatro años y diez meses de prisión. A partir de la “profunda patología adictiva que presenta el causante desde su juventud”, Irianni dispuso que más allá de la modalidad de cumplimiento de pena bajo arresto domiciliario con monitoreo se le permita efectuar salidas a un centro asistencial para realizar un tratamiento antiadictivo.