Autos y motos modificadas y handies para evitar a la Policía: así son las picadas ilegales

Escuchando las frecuencias policiales, los organizadores pueden conocer de antemano cuáles serán los puntos donde se montarán los controles.

Las fuerzas de seguridad del distrito y la Dirección de Movilidad y Control Urbano han intensificado durante los últimos fines de semana los controles de interceptación vehicular con el propósito de evitar la realización de picadas ilegales en horas de la madrugada.

En algunas ocasiones, los procedimientos han tenido resultados satisfactorios, ya que se pudo  identificar a los conductores y proceder al secuestro de los rodados involucrados. Sin embargo, desde las áreas involucradas creen que aún hay muchos vehículos que siguen realizando este tipo de actividades nocturnas.

«Es un problema que lamentablemente se mantiene en el tiempo y que más allá de la tarea de prevención que realicemos, la gente parece no entender la gravedad de organizar picadas en lugares que no son aptos», aseguró el titular de la dependencia municipal, Lucas Quiñones.

Actualmente, los puntos más frecuentes para la organización de carreras clandestinas se ubican alrededor del anillo de circunvalación, que va desde calle 39 hasta 107 y desde Avenida Caseros hasta calle 40.

«Hemos encontrado autos preparados y motos modificadas por incluso un 70% de su valor original. El problema no es que estos rodados tengan estas modificaciones, sino que las picadas se realicen en la vía pública. Hay lugares en Mar del Plata habilitados para tal fin que evitaría que pongan en riesgo sus vidas y las de terceros. Pero lamentablemente lo van a entender cuando pase una tragedia», añadió el funcionario.

Y concluyó: «Los organizadores tienen en su poder handies para escuchar las frecuencias policiales y conocer de antemano cuáles serán las ubicaciones donde se montarán los controles».

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Plan de vacunación: ¿cómo es el cronograma previsto para esta semana?

Una familia contrajo triquinosis luego de comprar embutidos de cerdo en Mar del Plata