El misterioso incidente coincide con grandes tensiones entre Estados Unidos, Irán y Arabia Saudita.

Recrudece la tensión en el Golfo de Omán. Dos buques petroleros que navegaban frente a la costa de Irán fueron presuntamente atacados, se prendieron fuego y tuvieron que ser evacuados este jueves. El hecho disparó los precios del petróleo en los mercados internacionales, con alzas de más de 3%.

Los navíos transportaban cargas para un armador japonés y el hecho ocurrió en medio de la visita a Irán del primer ministro nipón, Shinzo Abe, la primera desde la Revolución Islámica en 1979. «Dos naves con carga conectada a Japón fueron atacadas cerca del Estrecho de Ormuz», confirmó el ministro de Comercio japonés, Hiroshige Seko.

Japón importa la casi totalidad de sus tres millones de barriles diarios de crudo de países del Golfo, empezando por Arabia Saudita. Tras el freno a las importaciones de Teherán, por la amenaza de sanciones norteamericanas, Tokio aumentó sus importaciones de los Emiratos Árabes y Qatar.

Las imágenes de la televisión iraní mostraron llamas y columnas de humo saliendo de unos de los buques. Los 44 tripulantes de los barcos fueron rescatados por la marina iraní.

Por su parte, la autoridad marítima de Noruega informó que tuvieron lugar tres explosiones a bordo del petrolero noruego «Front Altair», que fue atacado junto al «Kokuka Courageous», propiedad de Singapur.

Según el Telegraph el Front Altair, que llevaba etanol desde el puerto de Al Rous en Qatar hacia Taiwán, recibió un cohete o un torpedo a las 8.50 de la mañana. El Kokuka, cargado con metanol de Arabia Saudita, y que iba rumbo a Singapur, fue atacado una hora después.

«Los referidos ataques contra naves de carga ligadas a Japón ocurrieron mientras el premier Shinzo Abe estaba con el ayatolá Ali Khamenei para coloquios profundos y amigables. Decir que es sospechoso no es suficiente para describir lo que sucedió esta mañana. El diálogo regional propuesto por Irán es imperativo», escribió en Twitter el ministro de Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif

El golfo de Omán está situado junto al estratégico estrecho de Ormuz, una vía marítima clave por donde transitan a diario cerca de 15 millones de barriles de petróleo y cientos de millones de dólares en otras mercancías.

Tras las primeras informaciones del ataque, los precios del petróleo subieron un 4%. El barril de Brent del Mar del Norte se negociaba en 61,74 dólares el barril, un 3% más.

El 12 de mayo cuatro navíos -dos sauditas, uno noruego y otro emiratí- resultaron dañados en unos ataques en el golfo de Omán, frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos, y por el que EEUU acusó a Irán.

Irán rechazó las acusaciones, que coinciden con tensiones regionales por su apoyo a rebeldes de Yemen que están en guerra con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos y que lanzaron recientes ataques con drones en territorio saudita.

El rey Salmán de Arabia Saudita advirtió este mes en una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) que los ataques «terroristas» en la región del Golfo podrían afectar al suministro mundial de petróleo.

COMENTÁ