El crimen ocurrió a plena luz del día en Kabul. La muerte de Mina Mangal conmociona a todo medio oriente.

Otro ataque al mundo del periodismo y al corazón de la lucha feminista en el mundo. Tras el asesinato de la joven Lyra McKee, a manos de extremistas en Irlanda del Norte, otra periodista fue masacrada a tiros a plena luz del día en Kabúl. Se trata de Mina Mangal, una de las cronistas que se había vuelto un ícono en medio oriente de la lucha por los derechos de la mujer. Su muerte conmocionó a toda Afganistán.

La joven de 27 años trabajó durante mucho tiempo como presentadora y productora en varios canales de televisión local antes de pasar a desempeñarse como asesora en el Congreso.

Los restos de la periodista, conocida por sus reportajes de denuncia de la discriminación de la mujer en Afganistán, fueron enterrados en un acto en los que los familiares exigieron justicia.

Aunque las autoridades investigan el crimen, por su asesinato aún no hay detenciones. En este sentido, tras expresar la «conmoción, tristeza y consternación» ante la muerte de Mangal, la delegación de la Unión Europea en Afganistán instó “a una investigación rápida y al procesamiento de los autores».