Argentina no pudo con España y cerró un Mundial inolvidable pese a la derrota en la final

El equipo de Sergio Hernández cayó sin atenuantes por 95 a 75 y es subcampeón del mundo. Un plantel que dejó su huella, con valores y una nueva generación que ya le apunta a Tokio 2020.

Se pusieron pantallas gigantes en los clubes. Se modificaron los planes. Se alteró la rutina de los domingos a la mañana y hasta se especuló con la posibilidad de cambiar el horario el debut de Diego Maradona como DT de Gimnasia en la Superliga. Eso es lo que generó la Selección argentina de básquet en un Mundial de ensueño, que terminó de la manera más amarga: derrota ante España por 95 a 75.

Nada para reprocharse. El equipo nacional nunca le encontró la vuelta a la «Generación Dorada» de España que mostró todo su poderío. La jerarquía de Ricky Rubio, Mark Gasol y Sergio Llul fue demasiado para los dirigidos por Sergio Hernández, que desde el comienzo se dieron cuenta de que iba a ser un partido muy complicado. No por nada, pidió el primer tiempo muerto del partido cuando sólo habían pasado cuatro minutos del arranque.

Los goleadores argentinos fueron Gabriel Deck (24 puntos) y Nicolás Laprovíttola (17 tantos), mientras que España tuvo como principal figura al interno Marc Gasol (14 unidades, 7 rebotes y 7 asistencias), con una entrega defensiva destacable, y el escolta Ricky Rubio (20, 7 y 3).