A los 92 años murió Antonio Cafiero

El histórico dirigente Justicialista falleció a causa de un cuadro de neumonía. Estaba internado hacía dos semanas.


145
Cafiero fue Gobernador, ministro de economía y miembro de las dos cámaras del Congreso.

El histórico dirigente peronista, Antonio Cafiero, murió ayer a los 92 años de edad en el sanatorio Las Lomas del partido bonaerense de San Isidro, donde permanecía internado desde hace dos semanas por un cuadro de neumonía.
El ex gobernador bonaerense, padre de diez hijos, entre ellos los dirigentes políticos Juan Pablo y Mario Cafiero, falleció a las 5.30 en ese sanitario donde estaba siendo «tratado con antibióticos».
Cafiero nació en Buenos Aires el 12 de septiembre de 1922. Era doctor en Ciencias Económicas recibido en la Universidad de Buenos Aires. Comenzó a militar en el partido justicialista en 1944 y desde 1951 ocupó distintos cargos públicos, entre los que se destacó su paso por los gobiernos de Juan Domingo Perón y María Estela Martínez, por la gobernación bonaerense y por el Congreso, donde formó parte de las dos cámaras.
Su recorrido político comenzó en la militancia juvenil peronista y con los años se convirtió en uno de los referentes del partido, en el que se alzó como uno de sus grandes pensadores y estadistas. Por su militancia política fue perseguido y detenido dos veces, tras los golpes de Estado de 1955, que derrocó a Perón, y de 1976, que terminó con el mandato de «Isabel» Perón.
En 1962 fue nombrado secretario político y coordinador del Movimiento Nacional Justicialis-ta. Fue ministro de Comercio Exterior de la Nación entre 1952 y 1955, e interventor en la provincia de Mendoza. En 1973 fue presidente de la Caja Nacional de Ahorro y Seguro. Un año más tarde fue secretario de Comercio de la Nación y meses después, interventor Federal de la Provincia de Mendoza. El 14 de agosto de 1975 fue nombrado ministro de Economía, cargo que ocupó hasta el 3 de febrero 1976.
Meses antes del último golpe de Estado, Cafiero dejó el Palacio de Hacienda para convertirse en embajador en el Vaticano, puesto al que debió renunciar el 24 de 1976 para regresar al país, donde nuevamente fue detenido.
Con los militares en retirada, el 1983 se transformó en una de las figuras de la «Renovación peronista» y años después fue elegido diputado, lugar que ocupó hasta que en 1987, cuando fue ungido gobernador bonaerense, durante el mandato de Raúl Alfonsín.
Durante estos años, Cafiero tuvo un rol importante en la defensa del gobierno radical en el levantamiento carapintada que en 1987 puso en riesgo la democracia argentina, lo que le valió un lugar en el balcón de la Casa Rosada aquel 19 de abril, cuando Alfonsín saludó a la multitud que estaba en la Plaza de Mayo.
En 1988 fue precandidato a presidente con la fórmula en la que lo secundó De la Sota, pero fue derrotado en internas por el binomio Carlos Menem-Eduardo Duhalde, que finalmente ganó las elecciones generales. Desde 1991 ocupó distintas embajadas y el cargo de senador nacional en dos oportunidades, de 1993 a 2001 y de 2002 a 2005, y hasta en 2001 tuvo un efímero paso por la Jefatura de Gabinete, que duró cuatro días. Ya fuera del Congreso, estuvo al frente de la Conferencia Permanente de los Partidos Políticos de América Latina y el Caribe. DIB


Así lo recordaron

Dirigentes bonaerenses de todos los partidos políticos recordaron a través de la red social Twitter la figura y el legado de Antonio Cafiero, quien falleció a los 92 años tras una carrera política de más de siete décadas.
Daniel Scioli: “En la política sólo unos pocos como Antonio adquieren un prestigio tal que son reconocidos por propios y adversarios. En momentos difíciles de la transición democrática Cafiero supo respaldar las instituciones. Por eso, es inolvidable la imagen de él junto al Presidente Alfonsín compartiendo el balcón de Casa Rosada».
Ricardo Alfonsín: “Dirigente de talante democrático, opositor leal, amigo generoso. Así recordamos a Antonio Cafiero. Un abrazo a su familia. Todos tenemos una deuda de gratitud con Antonio Cafiero. La democracia necesita de su ejemplo”.
Jorge Telerman: «Antonio Cafiero renovó y democratizó el peronismo. Su firmeza ante la sublevación carapintada del ’87 consolidó la transición democrática».
Fernando ‘Chino’ Navarro: «Dolor por la muerte de Antonio Cafiero, uno de los mejores hombres que el peronismo le aportó al país. Hasta siempre querido compañero!».
Gustavo Marangoni: «Hasta siempre compañero. Gracias por la renovación, el balcón de Semana Santa del 87 y la democracia interna».
Eduardo Amadeo: «Todas las mañanas pregúntense para que hacen política; si no encuentran una respuesta noble, váyanse. La enseñanza del querido Antonio Cafiero».

Deja un comentario