#8M en Balcarce: gran convocatoria contra la violencia machista y la desigualdad de género

El Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras se vivió en la ciudad con una amplia y concurrida concentración en la Plaza Libertad. “Somos las protagonistas de nuestra historia, y nos queremos vivas, libres y sin miedo”, expresaron en un comunicado.

Con el objetivo de visibilizar la desigualdad de género y exigir el fin de la violencia machista, entre otros muchos puntos de reclamo, hombres y mujeres se congregaron este lunes pasadas 18 horas en la rotonda de la Plaza Libertad.

Los presentes exhibieron carteles y reclamos con leyendas como: “Lucho para no morir mañana”, “Voy a seguir luchando por mis hermanas” o “Me cuidan mis amigas, no la Policía”.

En el lugar se realizaron una serie de intervenciones artísticas y se leyó un documento en el que remarcaron: “Somos las protagonistas de nuestra historia, y nos queremos vivas, libres y sin miedo”.

En Balcarce, participaron de la convocatoria la Juventud Radical, el Frente de Géneros y Disidencias, el Partido Justicialista, el Frente de Géneros y Diversidad, La Cámpora, Pueblo Unido, Socorro Rosa y Mujeres MTE.

El comunicado
1- Desde la conformación de la Argentina como país, las mujeres estuvimos presentes en los hechos más importantes de la historia nacional. Sin embargo, el reconocimiento de nuestros derechos fue un camino largo. Para poder estar juntas hoy acá, en esta plaza, este 8 de marzo de 2021, nuestras ancestras lucharon incansablemente contra un sistema patriarcal que siempre nos quiso en nuestras casas, ejerciendo funciones de cuidado del hogar y la familia, en silencio e invisibles, y que continúa oprimiéndonos hasta la actualidad.

2- Al finalizar el siglo XIX, con cien años de historia a nuestras espaldas, aún estaba en plena vigencia el Código Civil que sancionaba la inferioridad jurídica de las mujeres. En las acciones por modificar esa realidad, surge el movimiento feminista, principalmente de mujeres socialistas y librepensadoras, entre las que recordamos a Julieta Lantieri y Alicia Moreau. Fueron ellas las que lograron el acceso a la educación universitaria y el reconocimiento de los derechos y funciones que, hasta el momento, sólo eran de los hombres. Pero nuestra lucha tuvo que continuar hasta 1947, con la participación destacada de Eva Duarte de Perón, para lograr el reconocimiento pleno de nuestra ciudadanía con el derecho al voto.

3- Entre 1976 y 1983, la Argentina sufrió la dictadura más feroz de nuestra historia con 30 mil detenidos desaparecidos y desaparecidas, perseguidos y exiliados. Fue un grupo de mujeres el que enfrentó con mayor fuerza a esos poderes, reclamando la aparición de sus familiares y emprendiendo una lucha incansable, reconocida en el mundo entero, por encontrar y restituir la identidad de cientos de bebes apropiados por las fuerzas militares. Somos hijas de las Madres y nietas de las Abuelas de Plaza de Mayo. Con la recuperación de la democracia, surge la segunda ola del movimiento feminista en nuestro país, y con ella, demandas fundamentales que tuvieron como protagonista a la diputada Florentina Gómez Miranda, quien no solo presento sino también defendió activa y fervientemente el divorcio vincular y la ley de cupo femenino que posibilitó la obtención de cargos partidarios y lugares de representación, sin olvidarnos por supuesto, que fue pionera en cuanto a los derechos de la democracia sobre nuestro cuerpos, con la presentación del primer proyecto de despenalización del aborto.

4- Este siglo que transitamos es, sin dudas, la nueva ola que convierte finalmente al feminismo en un movimiento masivo, volcado a las calles, que ha logrado una ampliación de derechos fundamentales para la vida de las mujeres. Por eso, no puede sorprender que una mujer haya llegado a la primera magistratura, que haya sido reelecta y que haya liderazgos en la vida política reciente que recaigan en figuras femeninas. Logramos la ley contra la trata de personas; la protección integral para prevenir, erradicar y sancionar la violencia de género; la jubilación de amas de casa; el matrimonio igualitario; la identidad de género; la fertilización asistida; la creación de la figura de femicidio; la ley Diana Sacayán por el cupo laboral travesti trans; la ley Micaela; el aborto legal, seguro y gratuito para tener finalmente la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos.

5- Nos queda mucho camino por recorrer. Hoy, pese a los derechos conquistados, nos siguen violentando y todos los días hay una de nosotras, una hermana, que no vuelve a su casa; seguimos condenadas a mirar hacia atrás cuando caminamos, a repensar a dónde vamos, con quién vamos y cómo volvemos, a preocuparnos cómo nos vestimos y a tener a mano un celular para pedir ayuda; seguimos estando en desigualdad económica, cobramos menos por el mismo trabajo y accedemos en menor medida a los puestos jerárquicos; somos las que más sufrimos las crisis económicas, porque somos las que paramos la olla y las que trabajamos en peores condiciones; siguen recayendo las tareas de cuidado y del hogar sobre nuestros hombros sin reconocernos que ésos son trabajos no pagos; seguimos sufriendo un sistema judicial patriarcal que nos juzga y nos niega la justicia.

6- Hoy, en esta plaza, en los márgenes de las calles, en la intimidad de los dormitorios, en los puestos de trabajo, en las escuelas, y también en el Estado, las mujeres movemos el mundo. La lucha de las antiguas brujas llega hasta el presente y atraviesa siglos de injusticia y desigualdad. Nos convoca a estar juntas, a abrazarnos y a luchar contra toda forma de bienestar que se levante sobre el sufrimiento ajeno. Nos convoca a romper las cadenas que nos oprimen. A mover el mundo para que se ilumine, para que haya una sociedad más justa para todos, todas y todes. SOMOS LAS PROTAGONISTAS DE NUESTRA HISTORIA, Y NOS QUEREMOS VIVAS, LIBRES Y SIN MIEDO.

Comentarios

Dejá un comentario

Loading…

0

Tras una denuncia por detonaciones, la Policía allanó una vivienda y secuestró un rifle

Desde “La Merced” anunciaron que el cierre del Hogar es “irreversible”