Caso «Lalo» Ramos: a 6 años del accidente, Thiago y su familia aguardan justicia

El pasado 25 de marzo estaba fijada una audiencia conciliatoria entre ambas partes, que se suspendió por el contexto actual de pandemia por el coronavirus.

Así era retirado de la escena del accidente.

En 2014 el ex piloto de TC, Eduardo “Lalo” Ramos, estuvo involucrado en un grave accidente de tránsito que tuvo lugar en la ruta nacional 226. El siniestro le provocó graves heridas a Thiago Joel Franco, quien por aquel entonces tenía sólo 5 años y sufrió triple fractura de cráneo, lesión que lo dejó con importantes secuelas.

Pese a haber sido condenado a 2 años y 6 meses de prisión, pena que quedó en suspenso, el conflicto aún no se resuelve y la demanda civil de la familia del pequeño no logra avanzar debido a una serie de dilataciones procesales.

Más allá de la sentencia penal, la familia de Thiago inició una causa civil contra Ramos por una suma cercana a los 6 millones de pesos -de ese entonces- con el fin de poder costear los permanentes tratamientos que debe afrontar su hijo y mejorarle la calidad de vida a pesar del año permanente. Como consecuencia de esa lesión, vale recordar, el niño está en constante tratamiento porque padece hemiplejía, síndrome postconcusional, epilepsia y síndromes epilépticos sintomáticos relacionados con localizaciones y trastorno de la conducta sociable, que se traduce en inestabilidad emocional, ansiedad, falta de concentración, crisis de furia e irritación.

El pasado 25 de marzo estaba fijada una audiencia conciliatoria entre Ramos y la familia de Thiago, que se suspendió por el contexto actual de pandemia por el coronavirus. Por ello, desde la Asesoría de Incapaces N° 1 se propuso realizar en encuentro a través de una videoconferencia, tal y como propone la Suprema Corte Bonaerense.

Maximiliano Orsini, abogado de la familia Franco.

El abogado de la familia de Thiago, Maximiliano Orsini, había estado de acuerdo con realizar la audiencia por videoconferencia. Sin embargo, la abogada de Ramos, María Valentina Aicega, se opuso y aclaró que solo harían la audiencia de manera presencial para respetar el “principio procesal de inmediación”.

Justamente, Orsini considera que “Ramos sólo busca dilatar más un proceso que ya lleva 6 años y que, en la Justicia Penal, se resolvió en juicio abreviado a pesar de que se opusieron a la medida”.

“Están metiendo chicanas procesales hace dos años. Ya pidieron tres nulidades de notificación y se las rechazaron. Están permanentemente apelando para retrasar el trámite. Se agarran del coronavirus para no hacer lugar a lo que pidió la asesora de menores y lo cierto es que a Ramos nunca le importó Thiago”, dijo el abogado de la familia de la víctima.

“Ramos nunca puso centavo por lo que hizo y pedimos que al menos le dé a la familia para los tratamientos actuales, algo. El conflicto sigue. Ramos con su desidia absoluta, desde el choque que dejó abandonado al menor y continúa con ese abandono en el proceso civil. No le importa llegar al acuerdo y no le importa que el menor pueda tener un abordaje terapéutico para revertir su situación. Sigue con esa actitud desde un inicio”, concluyó Orsini.