Con contundentes pruebas en su contra, fue detenido el sospechoso del crimen del jubilado

La Policía recibió un llamado al 101 en el que se daba cuenta del paradero del principal sospechoso del homicidio, por quien se había cursado una orden de detención hace unos días.

Así ingresaba el detenido a la Comisaría.

en las últimas horas surgieron significativos avances para una pesquisa que mantenía el optimismo por el esclarecimiento del crimen de Daniel Ávila, un hombre de 82 años al que lo asesinaron con fines de robo.

Ayer, en las primeras horas de la tarde, tras contar con una información (llamado al 101 que dio cuenta sobre la ubicación del buscado) personal de la Seccional Cuarta por disposición del fiscal Marcos Eguzquiza y con la venia del Juzgado de Garantías, apresó al principal sospechoso, Matías Fabre, por quien pesaba una orden de detención que había sido guardada con especial recelo en pos de no levantar sospechas en el buscado.

Por lo que trascendió de la investigación, ya se contaba con elementos concretos tendientes a endilgarle la responsabilidad penal para con el principal sospechoso del homicidio, a partir de conclusiones de peritajes en prendas de vestir de uno de los señalados que, fehacientemente se confirmó que resultan manchas de sangre humana.

A ello se le sumaron otras pruebas que ya fueron volcadas al expediente judicial, practicándose principalmente allanamientos varios en la vivienda de calle Rosales al 700, donde hasta hace unos días residía Matías Fabre, quien hasta ayer se procuraba establecer su paradero.

Como oportunamente se detalló, a partir de las primeras averiguaciones una vez alertados por el suceso luctuoso, la policía procedió a allanar diferentes domicilios para dar con el o los responsables de la muerte de Ávila.

Uno de los domicilios donde se realizó un procedimiento fue en Rosales 727, donde residen los progenitores de Matías Fabre, quien al decir de Nieves –conviviente de la víctima- fue con quien tuvo contacto Ávila durante el mediodía y la tarde de la jornada que terminó en muerte.

Por lo que describieron testigos circunstanciales del procedimiento, el nombrado estuvo en el lugar y se mostró sorprendido por la situación, miraba todo lo que sucedía mientras las fuerzas policiales realizaban las tareas dentro del lugar para buscar algún tipo de elemento vinculante.

Según trascendió, fueron secuestrados determinados elementos de esa propiedad que serán sometidos a peritajes tendientes a dar con rastros que permitan dilucidar alguna relación con la escena del crimen.