Desde Balcarce avanzan con la identificación de corderos resistentes a parásitos para la raza Texel

Se espera que, en el mediano plazo, los primeros animales seleccionados sean incorporados en las evaluaciones de reproductores.

Los especialistas del TA Balcarce avanzan en la identificación de corderos resistentes para la raza Texel, y se espera que, en el mediano plazo, los primeros animales seleccionados sean incorporados en las evaluaciones de reproductores.

Según informó hoy el organismo nacional, los parásitos gastrointestinales son uno de los principales problemas sanitarios que afectan a los ovinos en pastoreo.

Como sucede en otros lugares del mundo, en la Argentina la especie que más pérdidas económicas ocasiona es el Haemonchus contortus, un nematodo que puede provocar mortandades superiores al 20 % en las majadas con disminuciones cercanas al 28 % en la ganancia de peso y del 10 % en la producción de vellón.

Durante las últimas cuatro décadas, el control de los parásitos por medio de fármacos antiparasitarios ha generado poblaciones de nematodos resistentes a la mayoría de los grupos químicos. La rápida adaptación y resistencia de los parásitos a los nuevos fármacos reduce significativamente la vida útil de los antiparasitarios.

Como respuesta a esta situación, una de las estrategias que propone la investigación científica mundial es la selección de animales genéticamente resistentes. En la Argentina, especialistas del TA trabajan en esta perspectiva y avanzan en la identificación de corderos resistentes para la raza Texel y hasta el momento no se conoce información en el país sobre la variabilidad genética de la raza para esta característica.

La investigadora del TA Balcarce, Juliana Papaleo, destacó que el estudio apunta a «lograr majadas más resistentes a los parásitos gastrointestinales, que tengan buena productividad y se desparasiten menos veces al año«.

De acuerdo con la investigadora, la inversión en estas tecnologías trae beneficios económicos para el productor. «Con el tiempo, se reduce el número de animales muertos por causas de parasitosis y disminuyen otras variables como costos de insumos, tiempo y mano de obra», dijo Papaleo