Trigo pan: identifican 9 cultivares que baten récords de rendimientos

En una serie de ensayos del INTA Balcarce, se destacó el comportamiento de nueve materiales que permiten superar una mítica barrera.

Un dato clave en un escenario auspicioso para la siembra del cereal que genera grandes expectativas entre los productores.

En función de los buenos precios internacionales, sumado a la humedad de los suelos y al precio accesible de los fertilizantes, los especialistas proyectan un escenario con perspectivas de crecimiento para la siembra del trigo. Ante el inminente inicio de la campaña, los técnicos del INTA Balcarce –Buenos Aires–, identificaron cuáles son los cultivares que superan la mítica barrera de los 110 quintales por hectárea, tanto en secano como con riego.

Pablo Abbate, especialista en trigo del INTA Balcarce, explicó que “producto de una serie de ensayos fiscalizados y protocolizados en el marco de la Red de Evaluación de Cultivares de Trigo Pan (RET) del INTA Balcarce, coordinada por el INASE, se identificaron nueve cultivares que baten los récords de rendimiento”.

Nueve cultivares de origen francés, con excelente comportamiento al vuelco y de ciclo largo o largo-intermedio. Todos son de uso comercial y están disponibles entre los productores.

“Gracias al aporte del mejoramiento genético en trigo, fue posible alcanzar rendimientos de 108 quintales en secano y 120 con riego”, subrayó Abbate.

En este sentido, especificó: “El techo de rendimiento subió a partir de la incorporación de germoplasma francés”, al tiempo que reconoció que se realizó un manejo sin limitación de nutrientes con la implementación de fungicidas.

“Todos tienen sangre francesa”, dijo Abbate, quien agregó: “Este país europeo priorizó el desarrollo genético para aumentar los rendimientos del trigo, mientras que, en la Argentina, prevaleció la búsqueda de lograr una mayor calidad y sanidad del cultivo hasta los años 70”.

“Mediante la incorporación de esta tecnología, logramos mayores rendimientos, un factor realmente necesario en un país que, en los últimos 50 años, aumentó las exportaciones de trigo a la par del consumo interno”, reconoció Abbate. “Esta es la única manera posible de enfrentar esta creciente demanda”, añadió.

Asimismo, indicó que “el logro va en detrimento de la calidad panadera, pero no modifica el aporte nutricional ni la inocuidad del trigo”.

A su vez, el especialista de Balcarce no dudó en asegurar que “lograr mayores rendimientos aumenta las posibilidades económicas del país”.