Los riesgos de recibir tarjetas de crédito que “no solicitamos”

Entidades bancarias promueven cada vez con mayor asiduidad este tipo de conductas. Qué hacer y cómo actuar.

Escribe el Doctor Esteban Bagnato
Cada día es más frecuente que nos envíen a nuestro domicilio tarjetas de crédito no solicitadas, “sin costo”, con bonificaciones y beneficios.

En más de una oportunidad como operador jurídico recibimos consultas de este estilo donde por ejemplo Diego (estudiante de nuestra ciudad) nos cuenta… ayer me llegó a mi domicilio una tarjeta de crédito del Banco X que nunca pedí y que dice ser gratis por dos años”.  Al tiempo, el Banco le envió a Diego una carta informándole que habían cerrado su cuenta y 50 días más tarde recibió de parte de un estudio jurídico un reclamo por una deuda de “gastos comisión y envío de resumen” de Mil Pesos ($1.000), invitándolo a cancelar la misma bajo el eslogan “última oportunidad de solucionar su problema”.

Otra vecina de Balcarce, María,  recibió por correo una tarjeta de crédito Visa en forma gratuita, que no la había solicitado. Un año después, sólo efectuó una compra de aproximadamente $400 en tres cuotas sin interés. Al acercarse el vencimiento de la tarjeta se comunicó con el Banco para manifestar su intención de no renovarla, lo que quedó registrado en el sistema informático de la entidad bancaria. Sin embargo, meses más tarde, pudo constatar a través de la consulta realizada a Visa Home vía Internet no sólo que aún no había sido dada de baja la tarjeta en cuestión sino que, además, figuraba una deuda por renovación.-

El hecho es que hay Bancos que generan “estos plásticos” que nunca fueron pedidos; en otros casos un representante del Banco con mucha gentileza avisan al beneficiado que dispone de una tarjeta de crédito para disfrutar de descuentos y puntos con el que se accede a interesantes premios. En estos casos de comunicación telefónica alcanza con que el usuario exprese si la acepta o no.- 

La pregunta es ¿Qué debo hacer ante la recepción de una tarjeta de crédito bajo esa modalidad? Si pasado unos meses comienzan a llegarnos resúmenes, nos empiezan a llamar por teléfono intimidándonos como deudor moroso en el Veraz y el BCRA, es hora de hacer algo. –

Nuestra Ley 24.240 – Ley de Defensa del Consumidor- en su artículo 35, prohíbe la realización de propuestas al consumidor sobre bienes o servicios que “no hayan sido requeridos previamente y que generen un cargo automático en cualquier sistema de débito“. Pero casos similares a los de Diego o María se repiten a diario. Es importante saber que todas las personas tienen derecho a rechazar cualquier producto o servicio enviado que no hayan solicitado. Esos cargos son ilegítimos y usted no está obligado a pagarlos, teniendo derecho a reclamar siguiendo estos pasos:

  • Realizar reclamo ante el operador de la Tarjeta de Crédito vía telefónica o por internet, solicitando el número de reclamo.-
  • Enviar una carta documento, con la intimación y reclamo correspondiente.-
  • Enviar nota firmada, solicitando su constancia de recepción.-
  • Consultar con su abogado de confianza o acercarse a la Delegación de Defensa del Consumidor de la –

Y bajo ningún caso presentar los originales, estos deben ser guardados por usted y solo deberá acompañar copias simples o certificadas (para mayor seguridad).-