La Provincia da de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea

El período de vigencia de la licitación será de 20 años y como contraprestación el oferente deberá otorgarle un porcentaje a la Provincia mientras que lo restante se lo quedará el licenciatario como ganancia.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires anunciará hoy el llamado a licitación de 3800 máquinas tragamonedas y el cierre de tres casinos en el marco de una batería de medidas que se tomarán contra el juego y la ludopatía que además abarcarán un endurecimiento de los operativos en contra de las mafias de las apuestas clandestinas.

El anuncio lo hará la gobernadora María Eugenia Vidal a las 11 en la sede de la gobernación. “Nos comprometimos a luchar contra las mafias y a avanzar sobre el juego ilegal. Pero además, nos propusimos limitar y controlar el juego legal porque no consideramos que sea algo bueno para los vecinos de la provincia de Buenos Aires”, aseguraron fuentes de la gobernación consultadas por LA CAPITAL. Y agregaron: “De hecho, hasta hace un tiempo, el juego crecía e incluso muchas veces servía para financiar a la política pero en diciembre de 2015 eso cambió: el juego no sólo no creció sino que a partir de ahora va a disminuir”.

La licitación para la administración y control de las tragamonedas, que durante veinte años se efectuó de manera directa abarcará a las 3.860 máquinas habilitadas en toda la provincia.

El período de vigencia de la licitación será de 20 años y como contraprestación, es decir la oferta económica que formará parte de la licitación, el oferente deberá otorgarle un porcentaje a acordar a la provincia mientras que lo restante se lo quedará el licenciatario como ganancia.

Hay 12 casinos en la provincia de Buenos Aires, 7 serán licitados, 3 se dan de baja, mientras que el Casino Sasso de Mar del Plata y el de Sierra de la Ventana no entran en licitación porque tienen vencimientos en 2019 y 2021, respectivamente.

Los establecimientos que forman parte de la licitación serán el Casino Central, el de Monte Hermoso, el de Pinamar, el de Tigre, el de Miramar, el de Tandil y el del Paseo Hermitage. “Siguiendo con el compromiso asumido, desde diciembre de 2015 no se ha autorizado la colocación de una máquina tragamonedas más tanto en las salas de bingo como las de casinos”, confió la fuente consultada.

En tanto, el gobierno decidió dar de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea y el bingo de Temperley – a cargo de la empresa Codere- para reducir el acceso al juego.

Según confiaron fuentes de la gobernación, no se perderán fuentes de trabajo y los ochenta empleados se reubicarán en casinos ubicados a no más de 40 kilómetros de distancia.

“Como hemos dicho en reiteradas oportunidades, no sólo no promoveremos el juego sino que haremos lo posible para reducirlo. Cuando llegamos al gobierno estaba a punto de abrirse una sala de bingo en Puente La Noria, Lomas de Zamora, lo que hubiese significado una mayor recaudación pero, por su ubicación, un serio perjuicio para los vecinos. Por eso, tomamos la decisión política de prohibir esa apertura”, aseguraron fuentes de la gobernación consultadas por LA CAPITAL.

El gobierno provincial también dispuso la licitación de un sistema de control on line de las máquinas. Entran en licitación: el Casino Central y el Hermitage de Mar del Plata, Monte Hermoso, Pinamar, Tigre, Miramar y Tandil.
Junto a esta medida, se reforzará la asistencia a las personas que padecen ludopatía a través de diez Centros de Atención distribuidos en el Gran Buenos Aires, que atienden a adictos al juego y también a sus familiares. Desde 2015, el gobierno bonaerense no autorizó la colocación de una máquina tragamonedas más, tanto en salas de bingo como en las de casinos.

Línea telefónica

Se habilitó también una línea telefónica gratuita (0800-444-4000) para la atención de llamadas de adictos a las apuestas o sus familiares, y se fortalecerá la campaña de comunicación para concientizar a los vecinos sobre los perjuicios que conlleva el juego sin control.

Desde diciembre de 2015, el gobierno provincial, junto al Ministerio de Seguridad nacional y la Justicia, realizó 161 allanamientos en 19 municipios, lo que permitió detener a 170 personas dedicadas al juego ilegal y secuestrar 34,5 millones de pesos.